Cuando apenas era un niño (de 11 años) que había terminado la Primaria, Abel Rodríguez Hernández decidió enrolarse en la pesca submarina sin importar cuán arriesgada fuese la disciplina y asumió el reto con pasión y entrega.

LEA TAMBIÉN: Video: Pesca con apnea de un atún de 85 kilos, ¡interesante!

Considerado uno de los deportes marinos de mayor exigencia física y mental, el buceo pronto atrapó a este ahora veinteañero pescador -originario de Ixtapa Zihuatanejo- y ya no hubo poder humano que le quitara las ganas y la motivación de practicarlo.

Desde niño se enroló en la pesca submarina. Foto: cortesía

Y, echado para adelante, siendo apenas un infante, Rodríguez Hernández se avitualló con los aditamentos necesarios -propios de la disciplina- para emprender lo que es ya su mayor pasión y buscar los peces más grandes bajo el agua.

LEA TAMBIÉN: Postal de pesca submarina: mazatleco Williams Salvador

Había iniciado en Ixtapa Zihuatanejo un pescador submarino que, con el tiempo, depuraría su talento gracias a la disciplina, perseverancia y entrega que lo distingue. Y, a nueve años de aquel arranque, Rodríguez Hernández puede ser considerado un atleta submarino de absoluta referencia en Ixtapa Zihuatanejo, pese a su corta edad.

SUSCRÍBASE AL NEWSLETTER DE BIG FISH

Desde que está en la pesca submarina, su práctica la desarrolla lo mismo a pulmón (apnea o buceo libre) que con tanque artificial, todo en su litoral o en La Salada, un prodigioso punto para la pesca submarina cercano a Ixtapa.

Por supuesto que no sale a pescar si no es a bordo de su lancha y apoyado en su equipamiento ideal: arpones, aletas, visor, traje, cuchillos, bollas y hieleras. Todo, concentrado en el objetivo de pescar con precisión, valor, coraje deportivo. 

Abel Rodríguez, figura de la pesca submarina. Foto: Cortesía

Su cosecha de pesca ha sido benevolente: pargos, robalos, gallos, sierras, meros y loras. Y. hasta el momento, el pez que le ha concedido el récord personal es un pargo de 30 kilogramos que capturó a pulmón y vino a prodigarle una entera satisfacción.

LEA TAMBIÉNPesca con arpón desde El Farallón, en Topolobampo

Sin ningún patrocinador que lo respalde, este joven pescador tiene la encomienda -y rutina, como él mismo dice- de llevar el sustento a su casa como un apoyo responsable que lo hace más meritorio en su práctica.

Hasta el momento no ha competido en torneo de apnea alguno, pero no descarta que, de haber una oportunidad, pueda entrarle a vivir otra experiencia con una motivación distinta.

 

VISITE CANAL DE BIG FISH EN YOU TUBE

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse