La visualización de lo que, entonces era una fantasía, empezó en su remota etapa de niño, pero su creación y confección -'con botes y palos'- poco más de tres meses atrás. Y, cual artista del mar, el sinaloense José Francisco Saucedo Félix puede ya jactarse de cumplir un sueño de honda inspiración marítima: crear un barco en el corral de su casa ¡con casi 3 mil latas de aluminio de cerveza!

También le interesa: ¿Qué es y cómo se identifica una embarcación de altura?

Foto EL DEBATE Vicente Guerrero

Virtuoso...sin ser pisteador

Originario de La Brecha -una de las 11 sindicaturas de Guasave, ubicado en la llanura costera del Pacífico, a la entrada del golfo de California-, este pescador camaronero se apoyó en la recolección de miles de botes -totalmente de una marca que más se consume en la zona-, madera 'común y corriente', pero sólida, y alambre recocido para concebir, confeccionar y levantar una obra rústicamente salobre que acarició de pequeño y ya está a la vista y en boca de todos.

Para comenzar a darle vida a su ingeniosa invención, este hombre de mar -nacido hace 51 años y 'metido en los barcos' desde que tenía 12, prácticamente desde que falleció su padre-, se hizo acompañar de lo que llama sus dos 'grandes amigos', dos mascotas, Manchas, que es la perra, y Chocolate, el perro, que, a decir de Saucedo Félix, lo cuidaban cada que iba a juntar las latas a lugares inhóspitos y 'de madrugada'.

Y, sin más respaldo anímico que el de su familia, superó agravios y desánimos ('la gente me tachaba de loco') para erigir un proyecto no solo de profundo sentimiento familiar, sino de férrea voluntad personal que llevó a Guasave a estar en el epicentro de la admiración.

La embarcación, cuya totalidad se cubrirá con unos 500 botes más, cuenta con todos los aditamentos y áreas de un barco real en plena navegación: proa, popa, estribor, babor, cocina, camarotes, cuarto de máquina, bodega, pluma pescante, ancla, radal, entena de navegador. Se adorna con la cubierta (parte superior del casco que cierra toda la estructura) y hasta con iluminación que, activada de noche, le da un toque de realismo fulgurante. Su eslora es de 4.5 metros. Su altura: de dos metros.

José Ángel Saucedo 'El Bronco' (izquierda), padre de José Francisco.

Es decir: es una nave marina que, con bien remolcada, puede incluso ser usado para algún festejo o celebración importante en el municipio, dado el material resistente con que está fabricada.

También le interesa: Tres embarcaciones más costosas en la pesca deportiva

Apodado El Pollo, Saucedo Félix tiene el deseo de bautizar su obra con el apelativo de El Bronco en honor a su padre, quien también fue un pescador camaronero y aprendió de él los secretos de la vida marina. Falleció cuando el ahora artista del mar -un abstemio virtuoso que no acostumbra pistear- contaba con apenas ocho años de edad.

Poco antes de iniciar la hechura, el guasavense tenía un tejabán con botes de aluminio que, para arrancar su proyecto marino, hubo de demoler en su totalidad. Fue aquí cuando comenzó a dar forma al 'buque enlatado', que se edificó con 2 mil 850 botes y un tiempo de poco más de tres meses.

'Me lo aventé a ojo de buen cubero, sin la ayuda de nadie', expresa. 'Muchos me tachaban de loco y acepto que llegó un momento en que decidí meterle hacha para tumbar lo que ya llevaba, pero superé los malos comentarios y me aferré más a cumplir el sueño'.

De noche. Foto: Cortesía José Francisco Saucedo

Normalmente le dedica a la talacha tres días a la semana, aunque, como ahora en la pandemia, también sábado y domingo. 'Me detiene no tener todos los botes necesarios, que si no, ya lo hubiera acabado'.

Y, frente a este arduo trabajo, este motorista de barco no está dispuesto a achicarse y dejarlo caer. 'La idea es conservarlo todo el tiempo y, cuando se deteriore, ir arreglándolo, cambiarlo de botes'.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse