Tokio. Si alimentar a una Villa Olímpica es siempre una misión laboriosa, realizada por un 'ejército' de chefs para poder preparar miles de comidas para deportistas de todo el mundo, en los Juegos Olímpicos de Tokio (23 julio-8 agosto), marcados por la pandemia del covid-19, el reto tiene condicionantes añadidos.

LEA TAMBIÉN: De medallista olímpico a socorrista en el mar: Jiang Haiqi

Debido a las estrictas medidas sanitarias, los deportistas solo pueden desplazarse a las instalaciones de entrenamiento y de competición. La Villa Olímpica es por tanto el único lugar en el que pueden comer y degustar la célebre cocina japonesa.

'Es una enorme responsabilidad para nosotros', admite Tsutomu Yamane, responsable de la alimentación para el Comité de Organización de Tokio-2020. 'Queremos que saboreen (la comida japonesa), pero supone una gran presión', señaló a la AFP.

LEA TAMBIÉN: Pez remo, especie extinta en el naciente 2020

El dispositivo será a gran escala: la Villa Olímpica, con capacidad para 18 mil personas, servirá hasta 48 mil comidas diarias en sus cafeterías y restaurantes, a veces abiertos día y noche. El más grande tiene capacidad para 3 mil personas, divididas en dos pisos.

Para contentar a los deportistas alojados en la Villa habrá menús variados y se han dividido en tres tipos de cocina: occidental (o 'del mundo'), japonesa y asiática. Esa última categoría incluye especialidades chinas, indias y vietnamitas.

Habrá comidas que se ajusten a todas las religiones y a las personas con restricciones alimentarias. Por primera vez en los Juegos Olímpicos habrá una sección de comida sin gluten.

Ramen, sushi y okonomiyaki

Los organizadores decidieron proponer una cocina de base pero que a la vez muestre la riqueza de la cocina nipona, explica Yamane.

Los 'gourmets' olímpicos podrán también disfrutar de platos de ramen, bien con caldo de salsa de soja o de miso.

Algunos pueden sentirse decepcionados ya que no encontrarán pescado crudo por motivos sanitarios. El arroz de los sushis podrá únicamente verse acompañado de gambas, atún envasado, pepinos o ciruelas saladas.

La selección culinaria incluirá también comida local célebre como la carne de buey japonés o las tempuras de verduras o marisco, pero igualmente algunas especialidades del oeste de Japón algo menos conocidas, como el okonomiyaki, una especie de tortilla japonesa, o el pulpo takoyaki.

Los deportistas podrán también degustar recetas procedentes de la cocina familiar japonesa, propuestas por habitantes del país y seleccionadas a través de un concurso. Será el caso por ejemplo de la de Yoko Nishimura, una madre de familia de 59 años que, con el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de 2020 a 2021, había casi olvidado que había participado en el concurso.

'Cuando me contactaron para decirme que había sido elegida no me lo podía creer', reconoce a la AFP.

Ingredientes de todo Japón

Yoko había imagino para el concurso un plato que tenía en cuenta el calor del verano japonés, con salmón al grill, pollo al vapor, soja edamame y pasta de ciruelas.

Foto: AFP

'Está lleno de cosas que son buenas para el cuerpo', explica. 'El salmón está con su piel, llena de nutrientes como el colágeno, y los edamame son ricos en proteínas', relata.

Los ingredientes utilizados en las comidas proceden de los 47 departamentos japoneses, incluidos los golpeados por la triple catástrofe (sismo, tsunami, accidente nuclear) de 2011 en Fukushima, ya que estos Juegos han sido presentados como "los de la reconstrucción".

SUSCRÍBASE A NEWSLETTER

Varios países restringen todavía la importación de productos alimentarios procedentes de Fukushima, pero Japón asegura que son sometidos a controles superiores a los habituales y que no tendrán una señalización especial en la Villa Olímpica.

Foto: AFP

La sombra de la pandemia planeará inevitablemente en las cafeterías y restaurantes. Habrá un número reducido de plazas y los deportistas están invitados a no eternizarse en la mesa. Pese a todos los problemas por la pandemia, Yoko Nishimura espera que su 'plato veraniego' del concurso guste a los participantes en los Juegos. 

SUSCRÍBASE A YOUTUBE

'Los deportistas podrían perder su apetito por el calor y por el entrenamiento riguroso, pero también por la presión de participar en un evento tan prestigioso', considera. En cualquier caso, espera que gracias a su cocina puedan "competir en su mejor forma'.

(Fuente: AFP)

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse