De rápidos reflejos y sin medir los riesgos que la faena implicaba, un pescador decidió arrojarse al mar para atrapar -y asegurar- un pez que se había desenganchado de la línea en busca de su supervivencia.

LEA TAMBIÉN: Se lanza al agua a pelea con un pez vela

Algo similar ocurrió en octubre pasado, en Mazatlán (Sinaloa, México), donde el porteño Carlos Somoza hizo lo que hasta ahora nadie se había atrevido a hacer: ¡arrojarse al mar, pelear con el embravecido picudo y, al final, subirlo a bordo de la embarcación!

Tan rápida como intuitiva fue su reacción y no había tiempo qué perder. Y, en medio del mar y con un pez vela que se desenganchó del anzuelo y a punto estuvo de irse, el mazatleco decidió aventarse en un suceso ocurrido a 20 millas náuticas de la Marina El Cid, al rumbo 215 y a bordo de Aries 9. 

SUSCRÍBASE A NEWSLETTER

SUSCRÍBASE A YOUTUBE

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse