La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) atendió el varamiento de mamíferos marinos en las costas del océano Pacifico en Baja California en estricto apego a lo previsto en el Protocolo de Atención a Varamiento de Mamíferos Marinos.

También podría interesarle: ¡Así termina pelea entre orca y tiburón ballena!

Derivado de diversos reportes ciudadanos -informó la dependencia-, se atendió un primer reporte de una ballena que varó en las costas del Ejido Valle Tranquilo, municipio El Rosario. 

Activan protocolo

Con el apoyo del Comité de Vigilancia Ambiental Participativa (CVAP), personal de la Profepa localizó al ejemplar hembra de ballena gris (Eschrichtius robustus), en etapa adulta y en avanzado estado de descomposición.

El ejemplar no mostraba indicios de hematomas, laceraciones o heridas que pudieran sugerir el motivo de su muerte, ni tampoco se observaron marcas de artes de pesca que se pudieran vincular con a actividades antropogénicas

El personal actuante determinó -con base en el Protocolo de Atención para Varamientos de Mamíferos Marinos- dejar el cadáver de la ballena en el sitio del varamiento 'puesto que no representaba molestia o riesgos para la salud pública y permitiendo también con ello que los procesos de degradación natural se lleven a cabo'.

La cría de la orca. Foto: Cortesía Profepa

En la misma localidad, se recibió otro reporte del hallazgo de un ejemplar sin vida de una cría hembra de orca (Orcinus orca). 

Al realizar la revisión física, se observaron raspones en la parte dorsal de forma superficial a la altura de la aleta dorsal, sin embargo no fue posible identificar la causa de muerte.

Los inspectores de la Profepa solicitaron el apoyo de personal veterinario y científico de la Asociación Civil “Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Ensenada (ICMME)”, así como de la Facultad de Ciencias Marinas y del Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Por otra parte, se atendió el reporte del hallazgo de un lobo marino de California (Zalophus californianus), juvenil en Playa Hermosa, en Ensenada.

La dependencia activó la Red de Atención para Varamientos de Mamíferos Marinos, con ayuda de la asociación ICMME, y determinaron que se encontraba con vida y en óptimas condiciones de salud.

Sin embargo, el ejemplar presentaba signos de estrés por la presencia de los turistas que se acercaban, por lo que se determinó reubicarlo a otra zona marina para que continuara descansando en su medio.

Finalmente, en playas de Tijuana, la dependencia atendió el reporte de una foca varada. De acuerdo con la información proporcionada en dicho reporte, los inspectores de la Procuraduría identificaron que el ejemplar correspondía a un elefante marino (Mirounga angustirostris).

Al realizar los recorridos de vigilancia en las costas del sitio señalado -a efecto de situar al ejemplar-, no pudo ser ubicado el mamífero reportado, por lo que se presume que regresó por sí mismo a su medio natural

Es importante señalar que todos estos eventos fueron atendidos en total apego a lo estipulado en el Protocolo de Atención para Varamientos de Mamíferos Marinos.

(Fuente: Profepa)

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse