Cual si fuese un regalo divino venido directo a sus manos, Alfonso López Regalado cogió al pez, lo miró y lo besó emotivamente no sin agradecer con un sentimiento indescriptible al Creador por permitirle lo que él mismo consideró 'una Gran Captura', así, con las iniciales en mayúscula.

Con la sonrisa a flor de piel.

Sucedió apenas las primeras horas del naciente 2019 en San Diego, una mágica playa de la que emigra una rica variedad de especies y que se ubica en el municipio de Santiago Astata, Oaxaca.

Otra de sus recientes capturas, misma expresión.

Jubiloso festejo

López Regalado, originario de Juchitán de Zaragoza, igualmente una de las 570 localidades oaxaqueñas y situada en el sureste de la entidad en la zona conocida como el Istmo de Tehuantepec, no quiso dejar pasar inadvertido este suceso y lo festejó jubilosamente.

'¡Gracias, Dios mío!', exclamó el pescador, miembro del reconocido club Curricanes Huatulco, tras capturar el ejemplar y 'acariciarlo' con el obligado agradecimiento celestial.

La 'matona', el curricán Cuchara Krokodile.

No es el primer jurel toro que este diestro oaxaqueño atrapa, pero sí el primero del año, y este acontecimiento había que festejarlo con toda la pomba del caso.

Seis kilos pesó el ejemplar.

El secreto de López Regalado estribó en el uso de un curricán Cuchara Krokodile con una línea Sumbang de 40 libras, una caña Caliber 13 pies de Jansen y un carrete Saltist 5000 de Daiwa que tan buena suerte le concedieron.

El primero del año...y de la suerte.

No fue sino hasta los 15 minutos de ardua pelea cuando el jurel 'cayó' rendido desde la orilla, esa socorrida modalidad técnicamente llamada Surfishing que López Regalado no duda en practicar con excelentes resultados.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse