Coronados por la excelsa participación de un prometedor cada vez más encumbrado, Gregorio Godínez, los seleccionados de Guanajuato armaron un ruidoso festejo dentro y fuera del escenario con la inspiración de una de las melodías de su paisano José Alfredo Jiménez.

Los pescadores guanajuatenses, que de manera oficial se acreditaron el subcampeonato, pero legalmente subieron al primer lugar en el Sexto Campeonato Nacional de Lobina de Orilla disputado en Acuña, Coahuila, tuvieron ese motivo especial para echar relajo a su modo...Camino de Guanajuato, donde la vida no vale nada y se respeta al que gana.

Karla Jaime, pescadora y secretaria de la Asociación de Guanajuato.

De su ronco pecho, los 19 integrantes de la selección de Guanajuato hicieron suyo el acontecimiento y entonaron gozosos y orgullosos, como un himno, las estrofas del icónico tema (compuesta por el famoso cantante nativo de Dolores Hidalgo) en pleno camino a bordo del autobús.

Bonito León Guanajuato...

Su feria con su jugada...

Ahí se apuesta la vida...

Y se respeta al que gana...

Allá en mi león Guanajuato...

La vida no vale nada...

El sabor de la victoria

Oficialmente, Guanajuato se llevó el segundo lugar, superado por el jovencito José Eduardo Molina, de 13 años, quien obtuvo el título tras sumar 2 kilos 880 kilos, producto de tres lobinas: una de 1.350 kilos; otra, de 550 gramos y una más de 980.

El campeón, sin embargo, no irá al Campeonato Mundial de la especialidad en el lago Alqueva, en Moura, Portugal 2019, por ser menor de edad y con base en la reglamentación oficial que estipula que debe tener más de 16 años.

Por ello, los ocupantes del segundo (Guanajuato) y tercer lugar (Nuevo León) subieron de escalafón y clasificaron a la cita mundialista con fecha en octubre próximo y con el apoyo en ciertos rubros de la Federación Nacional.

Así celebró Gregorio Godínez.

Fue el caso del guanajuatense Gregorio Godínez (de Dolores Hidalgo), quien también capturó tres piezas, pero de menor talla que Molina (950 gramos, 650 y 440 para un total de 2.040 kilos)), y de Joel Salcedo, de Linares, Nuevo León, tras contabilizar 1.905 kilos.

Salcedo, como tercer puesto, atrapó dos ejemplares, el primero de 1.420 kilos, y el segundo de 485, que le dieron un peso total de 1.905 kilos. 

Gregorio Godínez (izquierda) y compañeros.

Sandra y Naomi, motores de Gregorio

El ahora seleccionado nacional -que tendrá encima lo que será su primer Mundial- aprovechó la oportunidad para agradecer el apoyo de quienes considera son su motor y motivación, su esposa Sandra y su hija Naomi.

También expresó un agradecimiento a los patrocinadores por su aportación para que esto fuera real y fue el caso de Glotón Lures, Michelitas Dolores Hidalgo, Clínica veterinaria Ocbalam, Bauher MX, Dioramas y maquetas Jorgearturoluna y Swiss.

Honor a quien honor merece.

'Este torneo estuvo muy reñido desde el primer lance hasta el final', reconoció Godínez. 'Las lobinas estuvieron muy negadas, no querían picar con algunas de las carnadas que le ponía, pero usamos estrategia como equipo, vimos sonas, coberturas, temperaturas, estructura de la presa, profundidades y así fue como desciframos la pesca.

Selección Guanajuato.

'(Supimos) qué era lo que querían comer, qué era lo que iban a atacar y en qué partes de la presa estaban. Una vez descifrado el patrón se trabajó en equipo para abarcar varios puntos en la zona de torneo y así logramos un muy buen lugar para Guanajuato'.

Concedió la gracia a Dios 'por completar mi cuota'. Y es que 'la primera lobina pesó 950 gramos, la segunda 650 y la tercera 440. Dejamos bien en claro que, al ser la primera vez que pescaba en esa presa, eran aguas nuevas, pero logramos descifrar el patrón para poder obtener esas capturas'.

Una reina, madrina del representativo guanajuatense.
El momento cumbre de la premiación.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse

Gregorio Godínez (izquierda) y compañeros.