Si la pesca deportiva es un preciado momento para la distracción y la convivencia, resulta entonces de elemental sentido común conocer o 'familiarizarse' con los factores que influyen en la buena (o mala, según el caso) captura en una jornada normal o de competencia donde haya premios en juego.

Y es que -se sabe- puede o no pescar nada el navegante si se presenta un mal momento, aún cuando contara con el mejor lugar para hacerlo y todo el equipo correcto para ello.

Imagen temática. Foto: Pixabay

Existen varios factores que se deben considerar para el mejor momento de sacar la caña y arremeter en busca de un gran pez. Y, para ello, mejor explicación e ilustración como apoyo no podría haber sin la ayuda y aportación del sitio especializado WikiHow, y aquí se los repasamos.

Método uno

La hora del día

Los peces son de sangre fría, así que su actividad depende de la temperatura del agua a su alrededor. Son inactivos cuando hace frío y se retiran a aguas profundas para permanecer frescos cuando hace mucho calor.

La estación

Al igual que todos los animales, los peces aparecen en mayores cantidades durante ciertos momentos del año. Desde luego, esto variará según el lugar en donde el pescador viva y el tipo de pez que espera atrapar, pero existen algunas pautas generales para tener en cuenta.

En la estación de la primavera, los peces muerden el anzuelo y lo sueltan, se sabe. Tendrá mucho más suerte en el transcurso de la estación y del día o cuando las cosas se vuelvan más cálidas.

Foto: Pixabay

Los peces no pueden comer mucho en las mañanas de la primavera 'porque los insectos no salen todavía, así que la mejor opción es aprovechar su momento para comer en el ocaso'.

En este momento del año, el aire empujará el agua superficial, más cálida y llena de comida hacia la costa, así que trata de ubicarte a favor del viento a lo largo de la línea costera.

La estación del verano se vuelve buena para pescar si el pescador evita los momentos más calientes del día.

Los peces morderán bien el anzuelo justo antes del amanecer y justo después del anochecer cuando la comida es abundante. Los peces se retirarán a las aguas más frías y profundas al mediodía, cuando el sol está en su apogeo.

El otoño puede ser un momento inconsistente, pero es realmente bueno cuando la pesca es buena. Es posible que no muerdan el anzuelo en la mañana o temprano en la tarde.

Foto: Pixabay

Sin embargo, hacia el final del día, el agua será cálida por estar expuesta a varias horas de luz solar, y los peces se conducirán a comer más de lo usual por la escasez inminente de comida que se da en el invierno. Por ello, el ocaso es un momento excelente para pescar.

El invierno, por razones obvias, no es el mejor momento para pescar. Y el marinero deberá guardar su caña de pescar durante esta estación, a menos que vaya de pesca sobre hielo, lo que es totalmente diferente.

Las mareas

El sitio refiere que es preferible pescar cuando la marea se incrementa o disminuye dado que este cambio causa que la presa se mueva en masa y, de tal manera, lo convierte en un momento excelente para que los peces de la costa se alimenten.

La pesca será mucho más difícil durante una marea baja o alta, cuando hay menos movimiento de agua.

Busque en Google "gráfico de mareas" y el nombre de la ciudad en la que está para averiguar el tiempo en el que habrá mareas altas y bajas en ese lugar.

Además, hay que buscar un área superficial si pescas durante una marea alta, así como un bloque de lodo cerca de una ciénaga (un área con una depresión en el fondo) si pescas durante una marea baja.

Método dos

El clima

Hay que mantenerse alerta de las oleadas frías y calientes. Los peces se impactan por la temperatura del agua, dado que son de sangre fría. Esto quiere decir que su comportamiento puede cambiar bastante antes y después de una oleada fría o caliente.

Muchos peces incrementan su alimentación en las horas antes de que se dé una oleada fría y la disminuyen en la posterioridad a esta. De tal manera, pescar después de una oleada fría raramente será una aventura satisfactoria.

Foto: Pixabay

Las oleadas calientes calientan el agua superficial e incrementan la cantidad de alimentación que los peces pueden hacer.

La diferencia es más notable en el clima frío, cuando los peces no suelen salir mucho, y no será de mucha ayuda si es verano y si la temperatura ya fuera muy alta.

Mantente alerta del viento

El viento empuja al agua superficial a la costa lejana y a los peces pequeños de presa, lo que atrae a las especies de pesca deportiva. Esto hace que los días ventosos sean oportunos para pescar.

Lanza la caña al viento si pescas desde la costa en un día ventoso. Esto hará que su maniobra de atracción sea de la misma dirección que el resto de la comida, lo que facilitará más el atraer a la especie de pesca deportiva.

Lanza la caña en la misma dirección del viento si pescas desde un bote.

Mantente alerta de las nubes

Los días nublados hacen que los peces sean más osados. Suelen nadar más lejos hacia las estructuras seguras cuando se oscurece un poco. Estos son buenos días para pescar.

Mantente alerta de las lluvias

La lluvia puede ser tu amiga o enemiga, según cuán fuerte sea. Una lluvia ligera es un clima excelente de pesca, en especial es un clima cálido.

Nubla la superficie del agua, lo que dificulta que el pez te vea. Asimismo, hay que llevar a los insectos al agua, lo que hace que sea el momento principal para que los peces coman.

Una lluvia fuerte provoca barro y dificulta que el pez cace, respire y explore. Los peces no quieren estar afuera en ese clima más que tú, lo que es bueno porque las lluvias fuertes también crean una condición insegura para pescar.

Método 3

Presta atención a los insectos

Desde luego, la actividad de la pesca se relaciona directamente con la actividad de los insectos. Los peces más pequeños comen insectos y las especies de pesca deportiva comen a los primeros.

Foto: Pixabay

De tal forma, un escotillón con moscas o mosquitos crea de seguro una condición excelente para pescar. Solo asegúrate de utilizar mucho repelente contra insectos.

Haga que la luna sea su amiga. La luna controla la marea, lo que representa un gran rol en las condiciones para pescar. Es muy fácil mantener el rastro de la marea con solo observar, pero puede ser provechoso prestar mayor atención a los movimientos de la luna.

Las lunas llenas y los momentos en los que la luna está cerca de la Tierra suelen contribuir a una buena pesca. Existen muchos calendarios lunares gratuitos en línea diseñados para ayudarte a encontrar las horas pico para pescar.

Conozca acerca de los peces

Los tipos diferentes de peces prefieren diferentes temperaturas de agua, momentos del día y comidas. Y, según los expertos, hay que hacer una investigación para saber algo de la especie que en particular pescará.

Únete al Whatsapp Big Fish(Click) Unirse