Viral se hizo el video en el que se muestra el diseño y creación por parte de investigadores estadounidenses de un pez robótico con un sistema vascular sintético que -se informó- le permite nadar y mover partes de su estructura.

El avance -según describen medios digitales en atribución a un estudio publicado en la revista Nature- ha provocado que, además, el pez robótico almacene energía en un acontecimiento que no tardó en causar enorme impresión.

Con fluido similar a la sangre

Se difundió que este sistema hidráulico interno, que usa un fluido similar a la sangre, ha permitido al robot nadar en el agua, a contracorriente, en las pruebas llevadas a cabo por el equipo de la Universidad de Cornell (Estados Unidos), que lo ha fabricado.

Investigadores destacan que este avance 'puede facilitar que los futuros diseños de robots autónomos aumenten su eficiencia y su capacidad de conservar energía'.

Y, para desarrollar su prototipo, Robert Shepherd y su grupo determinaron que los fluidos que se suelen utilizar como fuerza de transmisión en sistemas hidráulicos 'tienen asimismo el potencial de almacenar la energía'.

Bajo esa premisa -agrega la información-, los investigadores crearon un sistema vascular con baterías de flujo interconectadas e integradas en un robot en forma de pez Pterois -una especie presente en los océanos Índico y Pacífico-.

Gracias a un líquido electrolítico que circula a través de los conductos internos del robot, los sistemas electrónicos del autómata reciben la corriente necesaria para funcionar.

Al mismo tiempo, la circulación del líquido transmite movimiento a las aletas del pez, lo que le permite moverse en el agua.

El robot puede estar operativo un máximo de cerca de 36 horas y es capaz de nadar a una velocidad de 1,5 cuerpos por minuto a contracorriente, según los investigadores.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse