Pilar Contreras Angulo disfrutó a plenitud su cumpleaños 64 y lo hizo con un banquetazo -propio de los grandes triunfadores- tras atrapar un bendito y dorado racimo de ¡25 mahi mahi!

LEA TAMBIÉNPesca deportiva con banda de música a bordo, ¡qué fiesta!

Médico familiar, especialista en Nutrición y máster en ácidos grasos-, el pescador mazatleco protagonizó la espléndida jornada mar adentro, acompañado por su esposa, Gloria Uriarte, con quien compartió la doble alegría del festejo y la pesca en un día de mucha actividad.

El cumpleañero Pilar Contreras con uno de los 25 dorados. Foto: cortesia

El matrimonio, que decidió celebrar a bordo de la lancha el cumpleaños del doctor, pescó a 20 millas náuticas, donde el comedero terminó por ser el vaticinio de lo que vendría enseguida.

'Troleamos sobre la franja que marcan las desembocadura de los ríos', reveló Contreras Angulo. 'Probamos con tiras de sábana de calamar gigante, pero fue el pajarito de aceite el que aceptaron muy bien (los dorados) al grado de tumbar las cuatro líneas al mismo tiempo'.

LEA TAMBIÉN: Primer marlin negro de la temporada en Mazatlán: 490 libras

La pareja, cuyo capitán y marinero de cabecera son 'El Chalío' y 'El Mudo', zarpó a las seis de la mañana de marina Costa Bonita, motivada de que algo bueno saldría. A su regreso -a la una de la tarde-, la intuición había surtido efecto al capturar lo inimaginable: ¡25 dorados con un peso promedio de seis a ocho kilogramos!

El médico y su esposa tienen años de salir a pescar con ambos experimentados navegantes y usualmente han logrado prender importantes cosechas, sabedores del punto que desde días atrás monitorea el capitán.

'Hubo mucha actividad desde temprano', narró Contreras angulo. 'Luego hubo una calma y, a las once, se activó de nuevo'.

'La verdad que El Chalío tiene mucha experiencia. Monitoreó en tiempo real la marea y localizó la franja organizada. Prácticamente narró de manera anticipada lo que depadaría'.

Reveló que el mismo 'Chalío' prepara la carnada (ballyhoo), a la que los dorados no se resistieron al ser de muy buena calidad. 'Este capi tiene sus propias boyas. Las checamos temprano, pero no encontramos nada. Están en la franja. Vamos para allá. Y así fue'.

LEA TAMBIÉNDorado contra un pez volador, ¿quién ganó?

De regreso -prosisiguió en su relato- ya había (dorados) en las boyas también. 'Para mi eso fue determinante. De hecho, desembarcamos y él regresó a chinchorrear ballyhoo. Y lo usamos a libre demanda. Es difícil conseguir y muy çaro.'

Parte de los dorados que se capturaron.
Pilar Contreras con su esposa Gloria Uriarte.

 Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse