Consistente en un tipo de captura que se realiza desde una embarcación, la técnica de la pesca al curricán centra su esencia al arrojar las líneas al agua ya sea desde una superficie, medio fondo o profundidades.

Es, en otro léxico, una técnica que se realiza desde una embarcación y consiste básicamente en arrastrar el señuelo desde el navío a una velocidad lenta para ir recorriendo distintas zonas y así atraer a las presas.

Según los conocedores, en esta modalidad puede haber variantes que no la hagan monótona puesto que se puede llevar a cabo a distintas profundidades. La primera de ellas, en superficie, es la más utilizada, al ser de índole deportivo, mientras que la última, la de fondo, tiene una mirada más comercial.

¿Cómo pescar al curricán?

Para llevar a cabo la pesca al curricán, hay que sujetar las cañas a la popa del barco y, al hablar en plural, es sabido que se utiliza más de una línea. Cada uno de estas debe estar a una cierta distancia entre sí y también del barco para que no se enreden ni asusten a los peces.

Otro concepto a tener en cuenta en la pesca al curricán es que se pueden utilizar cebos artificiales o naturales, y de esto dependerá la velocidad a la que se desplace la embarcación.

En ambos casos se deberá ir lento, pero si se emplean los cebos artificiales como señuelo se deberá recorrer las aguas un poco más rápido para que el ejemplar no se percate del engaño. Los movimientos oscilan entre los 1,5 y los cuatro nudos de velocidad.

Pesca al curricán. Foto: EsPesca

El curricán se realiza mayormente en mares, aunque también es posible ponerlo en práctica en grandes embalses, lagos o ríos. Es un estilo que tiene variantes y de los pocos que tiene una mirada deportiva como comercial indistintamente.

Entre las especies que se pueden atrapar con la técnica de pesca al curricán se pueden encontrar varios tipos, aunque algunas de ellas son atunes, dentones, caballas, merlines, lubinas, meros o corvinas. Siempre depende de la distancia de la superficie que se elija.

En superficie 

Cuando se va a realizar pesca al curricán de superficie hay que saber que se hace en una zona no muy lejana a la costa. Con este tipo de pesca se pueden atrapar ejemplares de pequeño y mediano tamaño que suelen alimentarse cerca de la costa.

El tipo de capturas que se pescará dependerá del cebo, pero generalmente, se suelen capturar ejemplares mayores con cebo natural dentro del tamaño que se pueden hallar en la costa.

Las especies que se pueden capturar en la costa son lirios, palometas, doradas, melvas y hasta seriolas.

De fondo 

En esta modalidad hay que dirigirse a una localización que tenga un mínimo de 10 metros de profundidad y un máximo que puede llegar hasta los 50 metros.

Se sabe que, en esta especialidad dentro del tipo de pesca a curricán, hay que saber que se buscan presas grandes, y para llegar al fondo hay que contar con plomos adecuados, o bien, si se quiere un equipo más sofisticado, se pueden utilizar profundizadores, que llevan el señuelo a una distancia deseada con más precisión.

También podría interesarte: