Cincuenta y cinco años después, la historia del delfín que se enamoró de su tutora -una maestra de inglés- y, al final se suicidó al sufrir 'desamor', sigue tan vigente que hasta documentales se han hecho.

LEA TAMBIÉNDelfín vs tiburón, ¿quién gana y por qué?

Pionero de un experimento científico que pretendía demostrar cuán capaces eran los delfines para aprender hablar inglés, en 1965 el neurólogo John C. Lilly ideó el estudio en las Islas Vírgenes, en Estados Unidos, e invitó a Margaret Howe, una docente bilingüe.

La historia que se contó...

Para la investigación científica se eligió a Peter, un delfín que, en las primeras sesiones, comenzó a demostrar 'cierta atracción sexual' hacia su mentora, entonces de 23 años.

Como parte del proyecto, la maestra fue reclutada para vivir en completo aislamiento al lado de Peter y su tarea sería enseñarle inglés. Margaret y el delfín no se separaron durante diez semanas. Comían, se bañaban, jugaban y hasta dormían juntos. Allí empezó el 'cortejo' del mamífero hacia la mujer.

Entonces se montó toda una logística y se hicieron todas las adecuaciones pertinentes a la casa donde Margaret y Peter vivieron especialmente para la convivencia humano-mamífero acuático.

El suelo estaba cubierto con agua hasta una altura de 22 centímetros para que el animal pudiera nadar por todos lados. Los muebles permanecían suspendidos del techo o colgados en la pared. Todo alineado y acondicionado para que Margaret hiciera todas sus anotaciones sobre la evolución del experimento.

SUSCRÍBASE AL NEWSLETTER DE BIG FISH

Versiones difundidas -55 años después- revelan que el experimento fue relativamente exitoso luego que el Peter logró aproximar su lenguaje al humano y emitir sonidos parecidos a ciertas palabras en inglés. Al mismo tiempo, la mujer aprendió también un poco del lenguaje del delfín.

LEA TAMBIÉNRedes de pesca causan muerte de delfín

Un documental presentado por la BBC da cuenta que, durante el experimento, el delfín alcanzó la madurez sexual y comenzó a manifestar 'atracción' hacia Margaret. La relación maestra-alumno pronto daría un vuelco.

En una de las semanas de convivencia, Margaret observó que el animal se 'excitó' sexualmente, un comportamiento que -según citó en el documental- le incomodó al principio antes de hacerse 'partícipe' en el juego 'erótico'.

SUSCRÍBASE AL CANAL YOU TUBE DE BIG FISH

Finalmente, el experimento terminó y el laboratorio cerró, así que Margaret y Peter fueron separados. La mujer siguió con su vida normal, pero el mamífero no superó el fin de la relación y cayó en depresión.

Cuando regresaron a Peter al estanque de Miami, Florida, de donde lo habían sacado, el delfín se suicidó al negarse a respirar, según la versión.

Inesperadamente, Peter murió de amor. En su momento, los expertos indicaron que se debió a la depresión tras separarse de Margaret.

Creíble o no, es la historia contada 55 años después.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse