Muy vivo está el recuerdo de aquel memorable episodio que tuvo como protagonista al tamaulipeco Sergio Javier Solbes Marín tras capturar -y jalar él solo durante tres horas- un atún de aleta amarilla de 170 kilogramos en el Pacífico mexicano, exactamente en la Riviera Nayarit.

LEA TAMBIÉN: Muñoz Latofski, una familia con la pesca en su sangre

El acontecimiento quedó registrado para la historia de la pesca deportiva -y para los logros personales de Solbes Marín- un 3 de marzo de 2011 cuando la tripulación emprendió el viaje a bordo de una de las embarcaciones del prestigiado capitán nayarita, Daniel Osuna, y enganchó lo que fue una verdadera 'vacota', mayor a las 374 libras.

La tuna de 170 kilogramos en 2011.

'Vacota' para la historia

Aquella ocasión, los pescadores zarparon de La Cruz de Huanacaxtle, en el corazón de la Riviera Nayarit, y llegaron hasta la María Cleofas, una de las islas Tres Marías, localizadas en el Pacífico a 112 kilómetros de las costas de Nayarit.

Con 'Dany' Osuna en el timón, el bote incluyó no solo a Sergio Javier, originario de Tampico (Tamaulipas), sino también a José Amador Aguilar, de Tepic; Óscar Herrera (DEP), también de la capital nayarita, y un amigo de este último, quienes fueron testigos -y protagonistas- de la consumada proeza.

Herrera, un exitoso pescador originario de Tepic, falleció el 14 de julio de 2019, aquejado de una penosa enfermedad que no pude vencer. Hasta el día de su muerte, Herrera era el titular de la Comisión de Honor y Justicia de la Asociación de Pesca Deportiva del Estado de Nayarit que dirige Carlos Menchaca.

'Era (Óscar) muy querido entre los pescadores de Nayarit, fue directivo del club muchos años y procurador de Justicia de Nayarit', recordó Solbes Marín. Y destacó sus cualidades a manera de homenaje póstumo: 'Hombre destacado en todo lo que hacía, excelente persona'.

LEA TAMBIÉNLuto en la pesca deportiva de Nayarit

El tamaulipeco rememoró que con Herrera hubo una mancuerna de pesca y amistad. Y lo describe así: 'Épicas pescas hicimos juntos. A la isla Isabel (frente a Nayarit) fuimos varias veces. Hace 20 años le conocí porque le vendí mi lancha por Internet y, desde entonces, entablamos amistad. A partir de eso ya tenía lancha yo allá. Me invitaba a pescar e iba'.

Atún aleta amarilla en el Pacífico mexicano.

Sus encuentros con Herrera no solo fueron en viajes de pesca, sino también en torneos de pez vela, entre los que se encuentra el más famoso de San Blas, entre otros.

Hace dos años llevó a uno de sus hijos a la isla Isabel, la corona de un volcán que emerge, considerado un precioso lugar en el que sacaron muy buenos gallos y hasta una barracuda grande. También varios pargos de buena talla de noche.

El 3 de marzo de 2011 -día de la atrapada del atún de 170 kilos-, Solbes Marín tardó hasta tres horas de lucha incesante con el atún de aleta amarilla. 'Toda la pelea me la eché yo', recordó el tamaulipeco y completó: 'Ese día atrapamos unas ocho tunas de 80 a 90 kilogramos'.

Hace cuatro años, Solbes Marín volvió a ir con Marla's Sport Fishing, pero esta vez se internaron en El Banco, también en Nayarit, con sus hijos Óscar y Sergio, además de unos sobrinos.

 Con un sábalo aparecen los Sergio, padre e hijo desde una laguna que está dentro del centro de Tampico.

La cosecha no podía ser menos prodigiosa: ¡más de 30 atunes enganchados! Cada uno con un peso promedio de 30 kilogramos. 'Nos dimos una pateada (enorme cansada)', reveló.

Tan maravilloso fue ese día que hasta un marlin 'de unos 300 o 400 kilos' se les fue de la línea. 'El animalón nos vacío en 15 segundos el carrete (Avet 30), lo vació por completo, no dejó nada la línea trenzada de 80 libras, unos 600 metros de línea, en un instante lo vació, lo dejó al rojo vivo, ardiéndose, y se nos peló'.

A bordo de sus botes Topaz 30'' Sport Fisherman y Seafox 20 pies, Solbes Marín disfruta al lado de sus hijos lo que considera es su pasión y descanso (la pesca deportiva) y siempre con la responsable práctica del catch and release.

Y, como logro personal muy anécdotico, ganó el Torneo de Robalo del Club de Regatas Corona en 1976 y uno de lobina en la presa tamaulipeca en los '80. Incluye, además, uno de wahoo en 2016 en el Club de Yates Tampico.

LEA TAMBIÉN: Pescadores de Marlas Sport se coronan en Bahía de Banderas

Sergio Javier Solbes Marin con su hijo Sergio.
Óscar Herrera (izquierda), quien falleció en julio de 2019. 

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse