El pez rubio -cuyo brillo se centra en sus hermosas alas de mariposa que se observan en cada suave aleteo- nada en el Mediterráneo y posee unos radios delanteros que parecen patas con los que camina y busca a la vez el alimento.

Su nombre científico, Chelidonichthys lastoviza, proviene del griego, golondrina, aunque nunca vuele fuera del agua.

¡Conozca algo de sus características!

De acuerdo con medios digitales (entre ellos, Información), el ejemplar está presente en el Mediterráneo y el Atlántico en fondos marinos entre 50 y 200 metros de profundidad, y vive sobre fondos blandos, fangosos o arenosos, a menudo en zonas cercanas a fondos rocosos.

Foto: Fundación Aquae

¿Cómo reconocer al pez rubio?

El mismo medio refiere que se puede distinguir por su coloración rojo carmín, salpicada de manchitas negras por todo el cuerpo y un rostro redondeado, con el morro prácticamente vertical. Pero si por algo destaca esta especie es por sus bellas aletas pectorales con la membrana azul violeta con manchitas celestes.

Cuando nada extiende las aletas pectorales, que son largas y vistosas, y se ayuda de suaves movimientos en su cola, desplazándose como si planeara.

El pez rubio, que se alimenta de crustáceos, mide unos 30 cm de longitud y su cuerpo es alargado, casi cilíndrico, y la cabeza y el torso cubiertos de placas óseas, crestas y espinas.

Su reproducción

La misma información establece que la reproducción del animal tiene lugar entre julio y agosto, y alcanza la madurez sexual cuando llega a los 20 centímetros y 3 años de edad.

La hembra deposita los huevos sobre un sustrato, donde no reciben ni protección ni cuidados por parte de sus progenitores. Tanto éstos com las larvas circulan libremente por el fondo. Los años de vida del pez rubio suele extenderse hasta los 18 años.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse