Vlora, Albania. Expuestos al cambio climático, a las aguas contaminadas o a la pesca con martillo hidráulico, los bosques de algas del mar Adriático desaparecen en una dinámica preocupante para expertos albaneses que se unieron a un programa de replantación de fondos marinos.

LEA TAMBIÉN: Algas marinas, efectivo antídoto contra diabetes y cáncer

En la bahía de Vlora, en el centro de Albania, el agua centellea con el sol. Desde la superficie, el mar es bello, pero en el fondo, solo queda un desierto.

Foto: AFP

Los científicos constatan que los bosques de algas pardas, lugares de elevada biodiversidad, son cada vez más escasos.

Como no hay datos históricos, es difícil cuantificar el retroceso de las algas 'Cystoseiras' que sirven de almacén, desovadero y refugio a numerosas especies.

LEA TAMBIÉN: Algas japonesas, serio riesgo que amenaza costa francesa

Pero los especialistas coinciden en que es notable tanto en el mar Adriático como en el mar Jónico, ambos en el Mediterráneo.

'Hemos constatado estos últimos años una fuerte regresión de los bosques marinos de 'Cystoseira', los más afectados por el aumento de temperaturas provocado por el cambio climático", explicó a AFP Ina Nasto, profesora de biología en la universidad de Vlora.

La urbanización costera, los derrames de aguas agrícolas o industriales o la sedimentación también figuran entre las causas de este fenómeno.

Replantación del fondo

Aunque prohibida, la pesca con dinamita o con martillo hidráulico del dátil de mar, un marisco muy apreciado, también provoca destrozos en los fondos marinos, asegura la profesora Denada Sota.

Este molusco ahora protegido se sirve en numerosos restaurantes del litoral.

El resultado son rocas desnudas hasta donde alcanza la vista, sin apenas peces, pobladas únicamente por erizos de mar, que han visto desaparecer sus predadores naturales por la sobrepesca, según las imágenes grabadas por los científicos.

Foto: AFP

Desde enero de 2019, biólogos del laboratorio de la universidad local participan en un experimento para repoblar los fondos marinos junto a una decena de institutos de investigación del Mediterráneo.

En el laboratorio de Vlora, los científicos cultivan células de algas fertilizadas en el fondo de acuarios. Las minúsculas plantas se fijan en piedras que serán sumergidas en el mar hasta cuatro metros de profundidad.

'Hay que asegurar un control también en el fondo del mar', dice Ina Nasto, que se sumerge habitualmente para monitorizar su intervención

Foto: AFP

En unas semanas, los investigadores verificarán si las algas han arraigado, una experiencia que debe permitir poner en marcha los protocolos de restauración de los bosques marinos.

Desde hace años, el litoral albanés, con más de 400 kilómetros de costa, está invadido por especies parasitarias como la 'Caulerpa cylindracea', una alga tropical que mina las praderas de posidonia, también esencial para la biodiversidad.

Especies invasoras

Llegada accidentalmente de Australia en los años 1990, esta alga a veces bautizada como el 'tumor' del Mediterráneo ya ha 'colonizado' todas las costas albanesas, dijo a AFP el profesor Sajmir Beqiraj, de la universidad de Tirana.

LEA TAMBIÉN: Cuáles son los 16 bosques con macroalgas en México

'Como otras especies invasoras, dispone de grandes ventajas para competir con las especies indígenas y degradar la fauna y la flora marítimas, reduciendo considerablemente la biodiversidad', explicó.

Foto: AFP

En Kallmet, en el norte del mar Adriático, basta con sumergirse dos metros para encontrarla 'en densas colonias', indicó, mostrando a la AFP los fondos ganados por la 'Caulerpa' bajo el agua.

En pocos minutos, su caja está llena hasta la mitad de esta alga verde oscuro con forma de un racimo de uvas en miniatura

En total, los especialistas censaron en Albania 40 especias invasoras vegetales y animales como el sigano nebuloso, un pez llegado del mar Rojo que devora los bosques marinos.

'La pérdida de los hábitats, la degradación de las praderas y los bosques, la sobrepesca, redujeron considerablemente la reserva de peces', indicó Nexhip Hysolokaj, experto medioambiental.

'El dentón o la dorada que habitan en las praderas de posidonias, pero también el mero, el gobio o el salmonete están en vías de desaparición' advirtió.

La amenaza es compartida con el resto de países ribereños del Adriático y el Mediterráneo, con lo que los científicos piden una estrategia común.

SUSCRÍBASE A NEWSLETTER

'Hay que unir nuestras fuerzas y actuar rápido para encontrar una solución', opinó Nexhip Hysolokaj.

'Es como con el covid, coincidía el capitán Baci Dyrmishaj, pescador desde hace 25 años en Vlora, que lamenta la proliferación de las jaibas, unos cangrejos voraces que atacan sus redes y devoran a sus presas. 

SUSCRÍBASE A YOUTUBE

'Los grandes países se juntaron para encontrar una vacuna, hay que hacer parecido con el planeta, porque ninguna frontera nos salva', añadió.

(Fuente: AFP)

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse