Convertido gracias a su tesón, disciplina y coraje en un prospecto de potencial futuro, José Ernesto Vega García se abre camino en la pesca de lobina con muy buenos números que pintan de cuerpo entero su depurado talento.

Y justamente por su sonada coronación en el Celaya Bass Open -disputado en la presa Zimapán (Fernando Hiriart), en los límites entre Hidalgo y Querétaro-, este pescador de 27 años anda más motivado que de costumbre por estos días y no lo oculta.

Con Édgar Romero (izquierda) ganó el Celaya Bass Open.

'Me siento muy afortunado de contar con el apoyo de Édgar (Romero). Él ha sido clave para mi crecimiento en este deporte', expresa en tácito reconocimiento a quien es catalogado un verdadero 'bigleaguers' de la pesca de lobina en México.

Brillante mancuerna

Precisamente con él -a quien Vega García considera el mejor pescador de black bass en México- se dio la victoria en el Celaya, en el que, para ganar, sumaron 12 kilos 600 gramos, producto de una decena de grandes lobinas.

Especialista en la pesca desde embarcación.

'Pescar a un lado del mejor de México ha sido una de las mejores experiencias que me ha tocado vivir', agrega el joven originario de León (Guanajuato), dueño de un talento a flor de piel que pule cada que agarra la caña y el carrete y la descarga al agua.

Édgar ha sido mi maestro, he aprendido mucho a su lado, me ha enseñado a pescar, y trato de seguir su brillante camino

Celaya Bass Open

Pese a las últimas lluvias en la región del centro, el nivel del agua en la presa Zimapán bajó a tal punto de que, para Vega García, la pesca fue mala en general.

Lobinero de corazón.

'La pesca en general estuvo mala. El nivel del agua sigue bajando ('a pesar de las lluvias'), el agua en algunas partes muy clara y en otras muy turbia. Todos estos factores se combinan (combinaron) para que la pesca esté (estuviera) lenta', comentó.

Señaló que él y Romero encontraron una zona donde los animales 'estaban muy activos y tuvimos la suerte de no tener lanchas cerca que estuvieran estresando el punto'.

Rápido aprendizaje al lado de Édgar Romero.

Al día siguiente, sin embargo, dijo que no fue así. 'A nuestros alrededores había muchas lanchas y el punto se estresó, por lo que el piquete bajó'.

Pese a estos imponderables, la casta de él y la experiencia de Romero se combinaron a la perfección para conquistar al final el campeonato en el torneo.

Autodidacta en la pesca

Desde pequeño-narra- su padre llevó a él y a su hermano a pescar y poco a poco comenzó la travesía y un crecimiento que hoy lo tienen en un solvencia talentosa que no deja de curtir.

Con su novia, la guapa Montse Batta.

Muy útil resultó en su apredizaje las recurrentes salidas con sus amigos los fines de semana que le dieron la oportunidad de aprender por su cuenta hasta convertir a la pesca de lobina en su deporte favorito.

Amante de varios deportes, uno de sus mayores logros fuera de pesca se ha dado en el futbol, principalmente, seguido por el voleibol y el tenis.

Para Vega García, 2019 pinta muy bien deportivamente.

Considera que la pesca de lobina en el país está en constante crecimiento, particularmente porque 'cada vez somos más a los que nos gusta y creo que 2019 será un año lleno de nuevos logros'.

Prácticamente está metido en la pesca de black bass, sin dejar de lado la de agua salada, modalidad que ejerce cuando esporádicamente sale a la playa con su familia y renta una lancha en busca de pargos, tunas y picudos.

En busca de un patrocinador

Uno de los objetivos inmediatos -después de triunfar- es la de encontrar un patrocinador que lo apoye y motive más en su -por ahora- carrera deportiva en ciernes.

Un prometedor pescador de agua dulce.

'Mi objetivo es que, con el tiempo y con buenos resultados, las marcas tengan confianza de apostarle a personas jóvenes con muchas ganas de sobresalir, como las tengo yo', deseó.

Su mayor experiencia se da en la pesca desde embarcación, pero con una sólida práctica en la de orilla, donde empiezan a darse también muy buenos resultados.

Con un pargo de buen tamaño.

Su tirada es competir en los próximos torneos programados en Cristo Roto, Zimapán y Valle de Guadalupe, presas que quedan cerca de León y en los que es mucha la proyección que podría adquirir por su desempeño.

Amante también de la pesca de altura. Aquí, tras atrapar un vela.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse