Lo que empezó en un simple juego acabó por ser un momento muy desagradable que seguramente tardarán en olvidar.

Y es que, en Holanda, un hombre de 28 años intentó comerse un pez vivo bebiendo cerveza al tiempo que el animal, al defenderse con sus espinas, quedó atorado en la garganta del sujeto.

Y exhiben pez

Información que medios digitales replican dan cuenta que los amigos del chico, que se encontraban reunidos en plena convivencia, habían retado al otro a comerse el pez con cerveza. Luego de que el pez quedó atorado, intentaron que se lo pasara con helado y miel, pero nada funcionó, así que el afectado tuvo que ir al hospital.

Foto: Google

Se trataba, además, de una especie de pez gato, que son venenosos, y dejó al hombre que intentó tragárselo con un profuso vómito de sangre.

El caso, sin embargo, no es reciente, sino que ocurrió en 2016 y ahora el pez muerto es exhibido en el museo de Rotterdam en medio de la curiosidad de visitantes.

El Centro Médico de la Universidad Erasmus afirma en su explicación sobre el delicado accidente: 'Este caso ilustra cómo un juego de beber imprudente, imitando a Jackass y/o (a la película) ‘A Fish Called Wanda’, puede convertirse en una situación médica peligrosa y crítica con serias consecuencias'.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse