Grande se lució la familia García por la frondosa Riviera Nayarit, donde su navegación tuvo un propósito central: ser dignos anfitriones de una gran pesca deportiva de sus amigos Zaid y Zared Herrera, así como de Francisco Rojas.

LEA TAMBIÉN: Congreso Técnico en Nayarit apuntala temporada 2020

Desde su partida en la Cruz de Huanacaxtle hasta su llegada en las encantadoras islas Marietas -un área natural protegida, santuario y hábitat de un sinfín de aves marinas-, los García (Carlos, padre e hijo, así como su otro vástago, Eduardo, y el tío de estos últimos, Roberto) disfrutaron al máximo lo que, al final, resultó una inolvidable travesía mar adentro. 

Francisco Rojas.

Su cosecha no podía ser menos exitosa y es que, tras la paradisiaca jornada, capturaron 25 bonitas, cuatro jureles y hasta un agujón. Del racimo de bonitas (un pez depredador de la familia los escómbridos), muchos ejemplares fueron usados como efectiva carnada viva para los toros jureles. Al final, la mayoría fue liberada y el resto -algunas ocho- para la botana que nunca debe faltar. Los toros y el agujón también fueron devueltos.

LEA TAMBIÉN: ¡Así vive la pesca Marlas Sport por el tesoro mexicano!

El grupo salió de La Cruz de Huanacaxtle y llegó hasta el archipiélago, a la entrada de Bahía de Banderas. Pero poco antes de arribar a las islas Marietas, 'para probar suerte en los bajos', empezó la diversión con varias capturas de bonitas pequeñas, 'excelente para usarse de carnada'.

Y, como buen colofón, una vivificante experiencia por la Riviera Nayarit, un verdadero paraíso de la fauna y flora marina que no le pide nada a ningún otro destino en el país.

Carlos García, con un agujón.
'Charly' García.
Francisco Rojas..
 Zaid Herrera.
Zared Herrera.
Roberto García.
Islas Marietas, a la entrada de Bahía de Banderas.
Eduardo García.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse