Oficiales del Departamento de Conservación Ambiental detectaron que una familia residente en el suburbio Lagrangeville, del condado Dutchess, en Nueva York, tenía ¡10 tiburones como mascotas! en la piscina de la casa.

Los selacios fueron encontrados a raíz de una revisión de rutina por parte de las autoridades competentes, que hacían labor en el área el 23 de agosto, informó el portal El Nuevo Diario.

¿Cómo, dónde?

Tres de los peces yacían muertos sobre una alfombra de arena, mientras que los otros siete nadaban en la piscina de 15 pies, ubicada en el sótano de la residencia.

No quedó claro si la agencia recibió alguna llamada de delatores para denunciar la existencia de los carnívoros marinos en la piscina.

Los 10 tiburones miden entre dos a cuatro pies de largo, detalló el Departamento Estatal de Conservación Ambiental, que los trasladó al acuario de Long Island en un camión equipado con tanques de agua, oxígeno y control climático.

Al llegar al acuario, los peces fueron evaluados por los expertos en fauna marina, quienes le extrajeron muestras de sangre, les midieron y etiquetaron.

La policía dijo que la investigación sigue en curso y que hasta el momento, no hay arrestos y nadie ha sido acusado por crueldad animal y delitos relacionados.

Los dueños o inquilinos de la casa no fueron identificados en los reportes preliminares.

También podría interesarte: