Vaya pez gallo enganchó, e inmediatamente liberó, el joven Jesús Rocha en una gratificante pesca al lado de un sobrino y dos amigos en Cabo San Lucas.

Emocionado por esa atrapada que considera la de mayor peso en su aún corta carrera de pescador deportivo, el orgulloso integrante del Salados Fishing Team compartió fotos y videos, y lo hizo con un dejo de mucho placer.

De 30 a 35 kilos (77 libras) fue el peso que, según el promedio calculado por Rocha y sus acompañantes, registró el pez trofeo del Roosterfish, a juzgar por la lucha que se libró y lo arduo que resultó tras ser pescado.

Curiosamente, el pez gallo no fue prendido de la boca, sino de la cresta, lo que ameritó un mayor cuidado por parte de Rocha y sus compañeros para no lastimarlo y ser liberado exitosamente.

Saúl Campuzano.

Unos 45 minutos tardó la lucha con el ejemplar en una jornada en la que su sobrino, Ángel Rocha, atrapó otro gallo, pero que, al final, fue liberado para fomentar su desarrollo y reproducción. 

De 28 años, Rocha es un empresario de seguridad electrónica que pesca desde hace tres por pasatiempo, motivado y asesorado por sus amigos Julio Dávalos, Carlos Ceceña y José Carlos Albarrán, de quienes -dice- ha aprendido bastante.

Ese día del enorme gallo y épica jornada, Jesús Rocha no solo fue acompañado por su sobrino Ángel, sino por sus amigos Salvador Mandingo y Saúl Campuzano.

Este último sacó dos gallos y un toro, en tanto Salvador un toro y un gallo, todos liberados. 

Jesús Rocha (izquierda), Ángel Rocha (centro) y Salvador Mandingo.
Ángel Rocha.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse