Fiel a su sello ya característico, Grupo Pesca Culiacán organizó de nuevo una espléndida convivencia entre pescadores en la presa Sanalona que terminó impregnada de amistad y compañerismo.

De la mano de Édgar 'El Canachi' Ballardo y Ricardo Castellanos, el pegajoso grupo reunió a 35 participantes, de quienes nueve sacaron como mínimo una lobina, que fue el requisito para el formato del ágape.

El ocupante del segundo lugar: Ángel Omar Gastélum.

Y, aunque la esencia del evento fue enteramente de una convivencia para armonizar lazos en la comunidad de pescadores culiacanenses, hubo premios en especie a los ocupantes de los tres primeros lugares, así como a quien capturó la lobina (la golona) más grande.

¡Se arma en grande!

La Sanalona, ubicada a 24 kilómetros de la capital sinaloense, es una presa perteneciente al cauce del río Tamazula y puesta en operaciones el uno de enero de 1948. Su embalse es aproximado a 673 millones de metros cúbicos de agua.

Hasta allá acudieron los culiacanenses, entre quienes destacó el infaltable Juan Manuel Moreno Padilla, quien no solo es pescador, sino también director de Pesca Deportiva de la Secretaría de Pesca y Acuacultura (Sepesca-Sinaloa) de Gobierno del Estado.

El ganador del principal premio (un combo y una preciosa réplica de lobina, el el ejemplo sello de la casa) fue Óscar Rodríguez con una pieza de 2 kilos 960 libras.

Dejó atrás a Ángel Omar Gastélum (2 kilos 890 gramos), acreedor a una completa caja de pescar con artículos donados por cada uno de los participantes, además de una gorra y un jersey, ambos de la prestigiosa marca Okuma.

Y, en la tercera posición, se ubicó Érik Alamilla, cuya lobina fue de 2.800 kilos. Su premio consistió en una gorra y jeysey, así como unos lentes, todos de Okuma.

El mismo Alamilla -pese a que solo capturó una pieza, a diferencia de los dos primeros lugares- se llevó finalmente la mejor golona tras atrapar el ejemplar más grande de todos. 

Tanto Rodríguez como Gastélum presentaron dos lobinas y, con lo acumulado, se llevaron el primero y segundo, pero Alamilla hizo la hombrada al atrapar una sola pieza que acabó por darle el tercer puesto y ser el de más talla.

Érik Alamilla ganó tercer lugar y la mejor golona.

Para mantener la mística del catch and release, la organización decidió que todas las lobinas fueran devueltas para no afectar el ecosistema marino y que los ejemplares logren satisfactoriamente su reproducción.

No podía quedar de lado el patrocinador Alcampo, prestigiado negocio sinaloense que, con su aportación, hizo posible en gran parte la celebración enriquecedora y armoniosa. 

Érik Alamilla terminó con dos posiciones. 

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse