Desempacado ya de un país que posee 2 mil 798 kilómetros de costa por los océanos Atlántico e Índico y se sitúa a una distancia en línea aérea de 14 mil 606 kilómetros de México, Joaquín 'Jacko' Badillo habla -orgulloso, patriótico- de las vicisitudes que pasó en Sudáfrica para conseguir una medalla de bronce con sabor a oro.

'La verdad -revela- íbamos por el primer lugar, (pero) el último día necesitábamos una captura, logramos una tuna, pero no dio la medida para obtener puntos, y bueno, así es la pesca. Nosotros nunca pensamos en tres (en el bronce), siempre en el primero'.

La semana pasada, en la nación africana, Badillo, Rubén Morales y Jesús Alfonso Reyes le dieron a México la entronización en el glorioso podio, debajo del bicampeón España y el poderoso Inglaterra, ocupante éste último del segundo escalafón.

Peleaba el primero, pero...

Los mexicanos -originarios de Acapulco- iniciaron su participación mundialista férreos y combativos que les permitió asumir el segundo lugar durante el primer día, incluso el primero, empatado con otros tres países, en la segunda jornada.

La selección acabaría en tercero y así lo comparte el empresario, propietario de Grupo Jobamex Seguridad Privada S.A. De C.V., con una adrenalina que le transpira por los poros.

'Estábamos peleando el primero, y cuando vimos que nuestra captura no dio la medida, nos bajó el ánimo por un momento, pero sabíamos que la tabla y las posiciones nos podrían colocar el podio'.

Y agrega: 'Tuvimos que defender nuestro tercer lugar ante los jueces porque pretendían dar por buena una captura al país de Italia que no tenía video para mostrarla, así que cuando nos enteramos (que nos respetarían la medalla de bronce), la emoción fue inmensa'.

El capitán, un exnadador de alto rendimiento que, en sus años mozos, llegó a ser campeón estatal y nacional, expresa satisfacción y orgullo cuando recuerda la decisión del jurado.

'Saber que sonaría tu himno nacional ante todos los países del mundo es algo que no tiene precio, la emoción y la nostalgia te invaden, así que disfrutamos el momento con nuestros compañeros y amigos mexicanos. La historia se escribió en tinta de bronce'.

Sus vicisitudes...

Consciente de que el clima es un factor primordial en los torneos de pesca, Badillo pone en su análisis las condiciones que imperaron en la competición.

Los medallistas de bronce. Joaquín Badillo, al centro.

'Fue un gran torneo', califica, de entrada. 'En este torneo tuvimos días con lluvia, nublados, con sol, con mucho viento, con mucha corriente, con olas grandes, había que mentalizarnos que así sería siempre y fue lo que hicimos, adaptarnos'.

Otro factor determinante para nosotros fue el trabajo en equipo y nunca perder la fe y la esperanza de que llegaría 'el bueno'... así fue.

El seleccionado revela que fue una justa con pocas capturas después que el primer día, de 25 equipos, sólo atraparon cinco ejemplares; el segundo día, de igual forma, sólo cinco, y el último, únicamente tres.

El día de la coronación. 

'En nuestro caso sacamos un marlin azul de 170 kilos y una tuna que no dio la medida'.

Fueron tres días de competencia que, bajo el sistema de puntaje por posición en la tabla, inició a las 06:30 horas y concluyó a las 16:00 horas, con las capturas de marlin, pez vela, tuna y wahoo.

'Lo más difícil fue que llegamos, y fuimos a practicar, y un marlin negro y uno azul de más de 180 kilos nos reventaron el líder. Traíamos líder de 150 libras y líneas de 80 libras en carretes 50.

Prosigue: 'La línea, igual, no era suficiente para poder lograr un marlin de más de 200 kilos, así que tuvimos que salir a conseguir todo lo que nos hacía falta, (y) gracias a Dios lo logramos a tiempo'.

Mejor prueba no podía haber para México.

Hay un dejo de orgullo que el guerrerense no deja de ocultar. 'Fue un gran evento de clase mundial, mucho aprendizaje, emoción y pasión por la pesca'.

Proceso nacional

Para llegar a Sudáfrica, los ahora seleccionados consiguieron clasificar como subcampeones en el Campeonato Nacional respectivo con sede en su casa (Acapulco) y se ganaron el derecho de representar a México en el mundial.

'Fue nuestro primer nacional y logramos la calificación, y por ende, de igual forma, nuestro primer mundial. Luego partimos a Sudáfrica, nación que está muy muy lejos, ¡36 horas para poder llegar!, pero gracias a Dios nos trajimos el tercer lugar'.

Y mejor cumpleaños número 41 -precisamente hoy- no podía tener el acapulqueño con este bronce con sabor a oro y rodeado no solo de sus seres queridos, sino de amigos y compañeros de trabajo.

Su pasión se llama 'pesca deportiva' y, como él mismo dice, '¡más si vive en Acapulco!'.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse