Desde días antes del evento, la suerte pareció estar del lado de José Eduardo Molina Loaeza, quien se encontró tirado un señuelo, compró una caña en siete dólares ¡y ganó el Sexto Campeonato Nacional de Pesca de Lobina de Orilla!

Justamente a sus apenas 13 años, el talentoso pescador originario de Ciudad Acuña, Coahuila se convirtió en el campeón nacional más pequeño en la historia de la pesca de lobina en México al atrapar los ejemplares más grandes el pasado 3 de agosto.

Señuelo y caña sellan su destino 

Cuatro días de la federada competición, que tuvo lugar en la misma Ciudad Acuña, el pequeño acudió junto con su padre Ricardo Molina Serrano a la presa La Amistad -la magna sede del Nacional- y un detalle 'divino' no pudo pasar inadvertido: el hallazgo de un señuelo.

El flamante campeón, arropado por sus familiares.

Cuando el pequeño observó la 'carnada artificial' (un aparejo de la marca Rat-L trap) atorada en una rama que sobresalía del agua, su sorpresa alertó al padre y juntos se acercaron a recogerla, presos de la curiosidad.

José Eduardo se dispuso a cortar la rama, limpiar el señuelo que, de momento, no estaba en condiciones de ser usado y alzarlo para una mejor ocasión.

Dos días después, el padre, quien es el presidente del club de pesca Acuña Bass Fishing A.C., acudió a Walmart y adquirió en siete dólares una caña Zebco que no dudaría en utilizar el día de la competición, la tercera que Coahuila organiza no solo en La Amistad (dos veces), sino en la Venustiano Carranza, ésta en el municipio de Juárez.

Con talento, suerte y corazón.

Con este equipo -el hallado y el comprado-, Molina Loaeza pescó sus dos de tres lobinas que lo encumbrarían como el flamante campeón del Nacional de Lobina que, por su edad, y en apego con el reglamento oficial, no lo mandó al Campeonato Mundial en el lago Alqueva, en Moura, Portugal, al que sí irán, en cambio, los ocupantes del segundo y tercer lugar: Guanajuato (Gregorio Godínez) y Nuevo León (Joel Salcedo).

No cabe duda que la suerte, mezclada con una entrega de mucho corazón -esa que trae desde los seis años cuando, motivado por su padre, decidió tirar sus primeras líneas de pescar-, selló su destino en plena ciudad natal al lado de sus coterráneos y familiares.

Inculcado por su padre en el exitoso sendero de la pesca.

Para ganar históricamente el torneo, el precoz campeón pescó una lobina de 1.350 kilos y que presentó a las 10.06 horas; otra, de 550 gramos (10:42 horas) y la tercera de 980 que mandó a báscula a las 13:32 horas. En total acumuló 2 kilos 880 gramos.

Título entre profesionales

Visiblemente emocionado y orgulloso, Ricardo, el padre, destaca el histórico título de su hijo en un Nacional que, en su opinión, reunió a 'muchos pescadores profesionales y lo mejor de lo mejor de la pesca de lobina en México'.

El día de la ceremonia de premiación.

A los seis años -rememora-, su hijo empezó a pescar. 'Es un niño al que no le importa levantarse a las cinco de la madrugada, aguantar el clima, caminar y nunca cansarse de pescar.

Él carga sus propias cosas y, cuando se cansa, se acuesta en donde esté sin dejar de pescar. Mi hijo es querido por mucha gente pescadora que le da tips de pesca. Su infancia lo hace versátil en técnicas ya que no usa lo indicado y siempre cambia

Molina Serrano resalta que José Eduardo ha sacado 'buenos ejemplares desde la orilla o en embarcación' y ha aprendido a quitarse la presión.

Con su padre (derecha) y el alcalde Roberto de los Santos.

Lo mismo en torneos locales que nacionales, el ahora monarca nacional ha tenido múltiples participaciones gracias a que 'es muy activo' desde barrer la banqueta de los vecinos hasta lavar autos y 'hasta vender para comprarse sus cosas'.

Ser el campeón es lo máximo que aspira todo pescador y, a su edad, pudiera ser apoyado por clubes o profesionales. Roberto de los Santos, presidente municipal de Ciudad Acuña, dio mucho apoyo para llegar a esta instancia y agradezco a todo su respaldo.

El año pasado, por cierto, Ricardo fue el mejor pescador coahuilense al ubicarse en el número 18 a nivel nacional y quedar como el mejor posicionado estatal en el pasado Campeonato Nacional realizado en Tamaulipas.

Lobinero de corazón.

Sus pasos son seguidos puntualmente por José Eduardo, el histórico y precoz campeón nacional.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse