Como 'reguero de pólvora' corrió la versión que agencias internacionales se encargaron de difundir a través de la red sobre un hecho inusual en un lugar inhóspito en suelo asiático: el hallazgo del pez de cueva más grande del mundo a 100 metros de profundidad.

Y es que un grupo de exploradores de cuevas avistó una rara especie de pez de agua dulce en un recorrido por el sudeste asiático, donde se esconden rayas gigantes y otras especies de gran tamaño.

Es en cuevas y ambientes subterráneos donde, debido a la escasez de alimentos, el tamaño de los peces suele ser menor. Y, en el caso de la familia de los ambliópsidos (Amblyopsidae), comúnmente conocidos como peces de cueva, la mayoría no superan los 10 centímetros de longitud, si bien también hay algunas excepciones, de acuerdo con un estudio publicado recientemente en la revista especializada Cave and Karst Science.

El trabajo revela que las cuevas de Megalaya, ubicadas en el noreste de la India, albergan unos peces de 30 centímetros de longitud que pesan diez veces lo que el resto de peces de cueva conocidos. Su gran peculiaridad es que, como ocurre en otras especies, estos peces carecen de ojos dado que la ceguera les permite ahorrar energía.

Los peces de cueva, de los que existen unas 250 especies, viven, justamente, en cuevas o en ambientes subterráneos, y se han adaptado totalmente a la vida en la oscuridad.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse