Entre 40 y 50 peces tropicales de agua dulce murieron inmediatamente después que un desconocido arrojó veneno en un acuario dentro de una tienda de mascotas en Singapur.

El mismo dueño del establecimiento Glassbox Aquarium, Ng Him Yick, difundió a través de Facebook un video que captó el oportuno, pero criticable acontecimiento a través de las cámaras de seguridad del lugar.

Con olor tóxico

A decir de Yick, el hombre desconocido se encontraba merodeando por el local y, en un 'cerrar de ojos', suministró disimuladamente un polvo blanco en un tanque que contenía entre 40 y 50 peces tropicales de agua dulce.

La sustancia, que hasta ahora no ha sido identificada, provocó que el agua del tanque se enturbiara y emanara un olor tóxico, antes de matar a casi todos los peces, excepto dos.

El propietario explicó a medios locales que todo sucedió mientras él atendía a unos clientes. Al percatarse, drenó el acuario tan rápido como pudo, pero para entonces ya habían muerto los peces y solo dos continuaban vivos.

El afectado asegura que la muerte de los peces generó una pérdida económica estimada de 500 dólares singapurenses (alrededor de 364 dólares estadounidenses) para su negocio, sin mencionar el trágico hecho que el incidente constituye.

De acuerdo con medios, la Policía local ha comenzado una investigación para identificar al hombre señalado como el presunto responsable de este acto calificado de crueldad animal y dar con su paradero.

Para ello -agregaron- se ha difundido además el video captado por el establecimiento afectado.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse