Cariño y admiración despierta entre los guanajuatenses Augusto Lincon Morrill Iyades gracias a su férrea y apasionada práctica de la pesca deportiva que lo tiene, incluso, inscrito en la selección estatal.

Apodado cariñosamente como 'Pichi', el pescador nacido en León, Guanajuato el 4 de marzo de 1952 destaca no solo por su perseverancia, sino por su calidad que lo han llevado al podio en los más importantes torneos tanto promocionales como federados en su natal entidad.

Una figura de la pesca

Desde los seis años está enrolado en la pesca deportiva, inculcado por su familia que, según testimonio propio, ha tenido siempre el gusto de practicar estas actividades.

Cada que pisa una presa es quien -cuentan allegados- pone el ejemplar para la pesca de orilla al terminar 'dando una o dos vueltas al embalse a pie y cargando su mochila y cañas'.

Su último torneo selectivo fue el de Guanajuato 2019, donde compartió podio con el primer lugar al lado de César Perea gracias a una golona de 2 kilos 300 gramos que lo impregnó de una contagiante alegría.

Su esposa María Celia Luna González narra que, a lo largo de su vida deportiva como pescador, 'Pichi' tiene épicas e imborrables anécdotas, como aquella cuando ayudó a rescatar del mar a algunos de sus hermanos que se estaba ahogando.

Otra fue cuando acompañó a su papá a un lugar en Melaque y, al ir subiendo por un acantilado a la orilla del mar, se resbaló y rodó. Para no caer al mar, se agarró de lo que encontró y, para su divina sorpresa, cayó en un nopal, que amortiguó el golpe y le abonó a su sobrevivencia.

Sus vivencias no paran ahí y cuenta que también ha tenido la dicha de sacar anzuelos y curricanes no solo a él mismo, sino a hijos y amigos de pesca que lo han enaltecido como pescador.

Y es un orgulloso y ejemplar guanajuatense.

Fue una dinámica de integración para la selección estatal.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse