Poseedor de extraordinarias facultades físico-atléticas que le han permitido sumergirse y pescar con su arpón hasta 35 metros, Lalo San San es un referente obligado en la pesca submarina en el caribe mexicano.

LEA TAMBIÉNAbel Rodríguez, audaz arponero de Ixtapa Zihuatanejo

El apneísta y cazador submarino, quien desde hace 12 años se encuentra en México, exactamente en Playa del Carmen, en Quintana Roo, está especializado en la pesca submarina en peso constante, donde su desarrollo y cartas-credenciales son de gran calado.

Lalo San San con un pámpano y un sábalo. Foto: Cortesía

Enamorado del azul turquesa del mar

Playa del Carmen -situada en la zona turística de la denominada Riviera Maya y bañada por las aguas del mar Caribe- destaca por su arena blanca y mar cristalino, que hacen una divina y encantadora fusión a la que nadie puede resistirse.

Hasta aquel balneario costero llegó este pescador de 48 años (muy próximo ya, en noviembre, a cumplir los 49), apasionado y maravillado por el azul turquesa del mar que caracteriza el destino turístico a los ojos del mundo.

Visite canal de Big Fish en You Tube

Su relación con Playa del Carmen data de más de dos décadas cuando, desde Barcelona, de donde originario, alguien le regaló un viaje justamente al puerto quintanarroense, que apenas empezaba a despuntar y a promocionarse turísticamente.

Incrédulo, indeciso, Lalo San San tomó el boleto que le habían regalado y, con su equipo de buceo y pesca, emprendió el viaje hacia el sureste del país. Al llegar -recuerda-, su actitud fue reticente, muy propia de alguien que desconoce otra ciudad u otro destino.

'Hace más de 20 años, cuando llegué, no veía turistas por ningún lado. Recuerdo que cuando bajé del ado (autobús) y caminaba por la Quinta Avenida (la calle más visitada por turistas que comprende alrededor de cuatro kilómetros de largo) en dirección al hotel, vi una calle que bajaba al lado de la iglesia y, al fondo, el mar', rememora

Una de las prácticas con el trineo con el Pipin Ferreras batió el récord del mundo.

.

Y, de pronto, su reticencia se transformó en un rictus de asombro. 'Vi un mar como un pintor lo hubiese pintado de colores, increíbles tonos azul turquesa. Me quedé maravillado, no tiene nada que ver las fotos con la realidad. Y, cuando me sumergí por primera vez, me quedé apasionado y enamorado'.

Suscríbase al Newsletter de BigFish

Desde entonces -prosigue- cada que podía 'me escapaba de vacaciones' y se venía a pescar a Playa del Carmen, donde finalmente decidió sentar raíces hace 12 años.

'Aunque de nacimiento soy español, me siento mexicano de corazón. Y me sentí mexicando desde la primera vez que puse el pie en suelo mexicano'.

LEA TAMBIÉN: Abel Rodríguez, audaz arponero de Ixtapa Zihuatanejo

Dueño de su tiempo y trabajo, uno de sus logros es -dice- 'no tener jefes, ni horarios, ni responder de mi trabajo ante nadie, hacer lo que más me gusta' y que esa actividad 'me reporte lo suficiente para vivir de la misma'.

Lalo San San es un instructor de apnea certificado en 2002 por el famoso Pipín Ferreras (Francisco Rodríguez, Matanzas, Cuba), un buzo de inmersión libre o apneísta cubano nacionalizado estadounidense.

Durante dos años y medio vivió en Costa Rica y otros en México hasta terminar por naturalizarse para disfrutar lo que el mar y su capacidad le ha dado en aras de practicar la pesca submarina de forma intensiva.

Un ícono en la pesca submarina.

Casi no practica el buceo con tanque dado que, en su opinión, le resulta muy poco tiempo en el mar con este aditamento y prefiere el de apnea, que es a pulmón libre.

En estos momentos me dedico a mi otra pasión: tengo una empresa de control de fauna usando técnicas de cetrería (caza en que se emplean halcones y otras aves rapaces para capturar las presas). También he comenzado a hacer mi línea de arpones

En buenas condiciones ha pescado hasta una profundidad de 35 metros que lo convierten en un atleta extraordinario sin miedo a los retos ni al mar.

Ha buceado lo mismo 'la vista del pacífico en Guanacaste (Costa Rica), Costa Brava (España), el golfo Yucatán, casi todo el caribe mexicano y también en Baja California Sur.

Desde los ocho años practica la pesca submarina, motivado por las particularidades de su pesca: 'No estás esperando a engañar al pez para que muerda el anzuelo, te mides con el pez y el entorno para que, con tu habilidad, puedas tener éxito en un medio que no es el tuyo'.

Normalmente, Lalo San San usa su traje de neopreno, aletas de apnea, guantes, boya, dos arpones, máscara tuvo, plomos y la cámara para filmar cada una de sus capturas bajo el agua. 

En esta zona (del caribe mexicano), los más grandes y comunes son las barracudas, de los más difíciles toda la familia de los serránidos y los que más trabajo me dan son los pargos

Otra de sus grandes experiencias es bucear en el punto donde se encuentra lo que se conoce como el barco hundido -a una profundidad máxima de 27 metros- y en el que se puede encontrar una enorme cantidad de especies marinas y corales que han hecho de este bote su hogar.

Con su compañero de pesca, Gustavo Buenrostro (izquierda).

'Es increíble. Ese lugar pone a prueba a los mejores pesca submarinos con la oportunidad de poder conseguir un gran trofeo. En ese lugar pesqué una palometa de 22.250 kilos que, aunque no lo registré, superaba el récord en ese tiempo. Ya se batió de más kilos.

LEA TAMBIÉN: Pesca con Martha Chapa, arponista de precisión milimétrica

Situado enfrente de la costa de Playa del Carmen, el barco hundido está enfrente a un parque famoso llamado Xcaret, y fue originalmente un barco camaronero que fue hundido accidentalmente hace más de 10 años. 

Con un abadejo (familia serránidos) y una barracuda.
Tras un buen gallo. 
Entrevista a Pipín Ferreras durante el curso de instructor de apnea, el primero que se dio en Europa.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse