Motivado por tener enfrente lo que será su segunda participación a nivel internacional, el tabasqueño Moacyr Llarena revela que, antes del Campeonato Panamericano de Sábalo en Costa Rica, tratará de enganchar en su natal Jonuta varios ejemplares del también llamado rey plata para analizar su comportamiento.

'Realmente -afirma- el Panamericano es una competencia de sábalo. Aquí en Tabasco hemos logrado ver sábalos de 20 a 30 kilos, (y la idea) es tratar de engancharlos para así saber más sobre su comportamiento ya que es algo impresionante ver los saltos de este pez al momento de capturar algo. Por eso le dicen el rey plata'.

Su segunda participación internacional

El pasado fin de semana, Llarena, en pareja con el cuatro veces campeón nacional, Rodrigo Yutaka Kishi Klemchak, conquistó el título en el Campeonato Nacional de Macabil y Tenguayaca que se disputó en el Cañón del Sumidero, en Chiapa de Corzo, Chiapas.

Desde el Cañón del Sumidero, Moacyr Llarena.

Precisamente por esa corona, los ahora monarcas clasificaron a Río Colorado, en Costa Rica, donde, entre el 19 y 23 de septiembre, tendrá lugar el Panamericano de Sábalo, que vendrá a ser el segundo torneo de carácter internacional en el que Llarena participará.

En Chiapa de Corzo.

El primero fue el año pasado en Naranjo, Guatemala en una Copa de la Amistad de Róbalo en la que tomaron parte equipos mexicanos y locales, y en la que el tabasqueño no tuvo el éxito esperado.

No se logró ganar (en Guatemala), pero aprendí mucho ya que es demasiado complicado y, al llegar y tratar de descifrar el patrón (de competencia), no es fácil

También el año pasado, pero en Tepetitán, Tabasco, se obtuvo el primero y segundo lugar con el equipo Kamikaze conformado por Rodrigo Kishi y Héctor Beltrán.

Rodrigo Kishi (izquierda), Luis Miguel García, titular de Federación Nacional, y Moacyr Llarena.

Especialista de la pesca del troleo -esa que consiste en arrastrar la carnada o señuelo desde una embarcación-, el pescador federado empezó a practicar desde muy pequeño en los ríos cercanos con un interés creciente hasta que en 2009 se compró su primera caña 'sin saber exactamente nada de pesca'.

Fue entonces cuando -recuerda- se fue a castear (una técnica de pesca consistente en lanzar con caña y carrete) y capturó su primer robalo de un kilo 800 gramos. Desde 2009, hasta la fecha, me he hecho pescador deportivo'.

Su récord personal es un robalo de siete kilos y un sábalo de ocho que lo consolidan como un pescador de 'alto calado'.

Para pescar se apoya en cañas de Medium Heavy, señuelos Bombers B24 y Model 8, así como de una línea trenzada de 30 libras con un líder de 70 libras.

Dos de sus planes este año es competir en los torneos de Palizada (Campeche), del 24 al 26 de mayo, y el de Catazaja (Chiapas), entre el 11 y 13 de octubre.

Premiación en el Nacional de Macabil y Tenguayaca.

Cuando está en un torneo, dice que la emoción 'tan indescriptible como grande' a tal punto que 'tratas de hacer todo lo mejor para lograr el objetivo' al competir con contrincantes de calidad, sin perder que la pesca es una 'animada fiesta'.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse