Vaya sorpresa y susto se llevó un niño estadounidense después de hallar un artefacto explosivo -particularmente una granada de mano- cuando se encontraba en un plácido día de pesca recreativa en un Carolina del Norte.

El niño de 9 años -identificado como Kolton Decker y acompañado de su papá- se topó con el peculiar hallazgo en un arroyo, en el Little River, sobre el puente de la vía Morrison Bridge Road, en el condado de Moore, Carolina del Norte.

Buscaba un pez y se topó ¡con la granada!

Luego de 15 minutos en el lugar, donde se encontraba en busca de un buen pez, Kolton atrapó algo que, a simple vista, se veía sospechoso. Cuando se dio cuenta de lo que su curricán prendió, el niño se percató que el objeto ¡no era un pez, sino una granada de mano ya activada!

Por fortuna, el papá de Kolton (Drew Dobbs) es un soldado retirado de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos que sabía obtener ayuda de inmediato.

'No tengo una razón o explicación de por qué una granada estaría en un arroyo', dijo el sargento Drew Dobbs, un experto en explosivos de Fort Bragg, que dijo que la granada pudo haberles explotado fácilmente.

Según medios, Dobbs ayudó a detonar la bomba en el bosque mientras equipos de emergencia bloquearon la vía para asegurarse de que nadie estuviera cerca.

La granada detonada dejó un hoyo gigante, se reveló. 'Si alguien la tuviera en sus manos, seguramente lo habría matado', alertó Dobbs.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse