Movido por el genuino objetivo de regalar al más necesitado, el michoacano residente en Guerrero, Adolfo Virrueta, volvió a salir a navegar en aras de buscar pesca de autoconsumo en estos tiempos de cuarentena por el Covid-19.

También le interesa: Ixtapa Zihuatanejo: así es la pesca familiar de autosustento

A través de una serie de fotografías que el mismo Virrueta compartió al lado de su familia se muestra el lado humano y la fascinación de la pesca deportiva en Ixtapa Zihuatanejo ('paraíso escondido'), que terminó con varios jureles, pámpanos, pargos, barriletes y hasta dorados.

Y gran parte del producto será entregado a personas de escasos recursos en un acto mucho más estimulante y generoso por parte de Virrueta y su familia.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse