De su puño y letra, el jalisciense Yoy Echegollen narró la captura del marlin azul (Makaira mazara) durante la reciente navegación sobre las aguas de Manzanillo junto con cuatro pescadores más.

También le interesa: Pesca deportiva en Manzanillo: ¡así prenden gran marlin!

El picudo, un pez dividido en dos subespecies (Makaira nigricans, en el Atlántico, y Makaira mazara, en el Pacífico), pesó 104 kilos (229.28 libras) que vino a consumar cual trofeo una jornada que terminó allá mismo en Manzanillo ya muy entrada la noche.

Épica captura de Yoy Echegollen.

Además de Echegollen navegaron los pescadores apodados 'El Fala', 'El Palapo', 'El Maluma' y Carlos Valencia, quienes, por otro lado, vieron perder una 'vacota' (enorme atún) que pudo significar una brillante y dorada faena mar adentro.

'Salimos de Manzanillo, Íbamos en busca de los atunes que un día antes habíamos encontrado a las 45 millas. Corrimos 30 millas y empezamos a trolear a las 35 millas, nos llegó este animal súper franco a la lisa muerta larga, agarré la caña y le dí de comer muy poco porque ya la llevaba tendido y lo prendí bien enganchando del hueso de la parte de arriba del pico y empezó a reparar hermoso y regalarnos un gran show, no dejaba de correr y no le podíamos parar la carrera.

Carlos Valencia (izquierda) y  Echegollen.

Prosigue: 'Desde el primer brinco lo vimos grande, muy gordo, así que decidimos seguirlo porque casi nos vaciaba el carrete (un Penn international 50 con monofilamento y abajo Spectra), de esa manera le paramos la carrera y lo peleé 25-30 minutos y, ya que llegó el leader, vimos que estaba muy bueno y, como habíamos liberado muchos marlin rayados y pez velas en días anteriores, la tripulación decidimos subirlo, gran animal!

Después seguimos en busca de las tunas hasta que las encontramos a las 43 millas aproximadamente a las 3:30 de la tarde. Estaba muy grande la pajarera, pero muy dispersa, no querían comer, delfines tornillos con moteados y, de repente, se agrupaban bien y nos llega la primera, pero se nos fue en la carrera, igual en lisa larga muerta.

'Nos llega la segunda una carrera muy buena igual y, a los 5 minutos de pelearla, se soltó, nos llega la tercera en una rapala speed pro williamson 180 y se quedó, pero estaba pequeña 10kg, queríamos la grande: eran las 6:10 pm y, de nuevo, en la lisa larga explota la carrera, supimos que esa era la buena, la peleamos dos horas y, cinco minutos después de haberla acercado varias veces, y volvía a lograr otras carreras buenas y seguir peleando, la cuidamos mucho por haber perdido las otras y, desafortunadamente, al momento de meterle el gancho, la tuna giró, se volteó, se sacó el gancho y el gancho se fue directo al leader por lo que nos tronó y la perdimos.

Y concluye: 'Se veía la tristeza de toda la triplicación, nos tomamos un tequila todos agradeciendo ese gran día de pesca en vez de lamentarnos por esa acción, y el sol estaba ya metiéndose por lo que decidimos regresar a tierra llegando a las 11 pm'.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse