Si de por sí la pesca deportiva es fascinante, más lo es cuando se practica en familia, como lo hizo la dinastía Oberg, cuyo padre navegó con sus hijos Gerson y Sergio en barra de Morón (en las inmediaciones de Tampico, Tamaulipas) y regresó 'cargado' con gran cosecha.

LEA TAMBIÉN: Pesca entre amigos de Boris Fishing Charters en Tampico

Los familiares -encabezados por el patriarca, Sergio Oberg- acudieron desde temprano a practicar lo que más le apasiona y, al cabo de algunas horas, su buen oficio y larga paciencia les dio el premio esperado: ¡codiciada cosecha!

Y es que aquel prodigio de la pesca deportiva, anclado en el golfo de México, atraparon lo mismo un pargo habanera -una especie pocas veces vista- que cinco medregales de 12 y ocho kilogramos y cuatro petos con peso similar, al lado del reconocido capitán y guía de pesca, Eduardo Ramírez.

LEA TAMBIÉN: Torneo del Sábalo en Tampico: ¡Todo catch and release!

Mejor vivencia no pudo tener la dinastía del llamado Team Oberg, que acabó extasiado no solo por las benevolentes condiciones del agua, sino por los ejemplares que hicieron la delicia en pleno mar abierto.

Gerson Oberg y Sergio Oberg hijo.
Gerson Oberg.
Sergio Oberg papá.

SUSCRÍBASE A NEWSLETTER

Gerson Oberg.

SUSCRÍBASE A YOUTUBE

Sergio Oberg papá, Sergio Oberg hijo, Gerson Oberg y Eduardo Ramírez.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse