Desde Ixtapa Zihuatanejo, el paraíso escondido, Adolfo Virrueta y familia navegaron a bordo de su embarcación Dos Hermanos para ir en busca de chulas y barriletes en una pesca de autoconsumo, que sí está permitida.

También le interesa: Pargo cubera, codiciado pez en Ixtapa Zihuatanejo

El patriarca, un michocano de nacimiento, pero guerrerense de adopción, encabezó la bondadosa cosecha no solo para el sustento familiar, sino para repartir pescados a gente necesitada de Ixtapa Zihuatanejo.

En total fueron 15 chulas y 20 barriletes lo que la pesca deportiva familiar significó mar adentro en tiempos en que el Covid-19 solo permite la pesca para autoconsumo y no para comercialización o pesca de alquiler.