Estudios recientes advierten que -dentro de seis años- por cada tres toneladas de peces nadando en los océanos 'habrá una de plásticos' en un escenario que demuestra que el material se convirtió en una de las principales preocupaciones para la salud de los cuerpos de agua.

Según la International Coastal Cleanup Trash Free Seas Program, cuya jjefa de Extensión del Programa Internacional de Limpieza Costera, Mares sin Basura, Sarah Kollar, pone 'el dedo en la llaga', en los últimos años los plásticos que llegan a los océanos 'han llevado a más de 660 especies de fauna marina a encontrar en peligro su bienestar' dado que cada año ocho millones de toneladas de este desecho invaden su hábitat.

'Entre los plásticos y la muerte'

La información que agencias difunden refiere que este material se vuelve un riesgo para la fauna marina 'en virtud que puede ser ingerido por las especies o éstas se pueden enredar entre los plásticos y morir'.

Foto: Pixabay

'Si no frenamos la cantidad de basura y plásticos que entran al océano, terminaremos con más basura que peces en nuestros futuros océanos”, advirtió la experta.

Hoy en día, el plástico es el principal escombro que entra a los océanos, puede ir desde fibras sintéticas -que abarcan artículos como ropa y equipo de pesca- hasta empaques y muchos otros bienes de consumo que son de uso diario, como botellas de plástico, gorras y popotes.

La especialista puso como ejemplo que en 2018 los más de 80 mil voluntarios que ayudaron a la organización a limpiar los océanos encontraron nueve millones 285 mil 600 kilos de basura.

Y, dentro de esa basura, habían 52 mil 258 zapatos, 131 mil 016 pañales y 43 mil 114 juguetes, entre otros objetos.

Los datos que se manejan revelan que los productos más comunes son las bolsas de plástico, popotes, colillas de cigarro, envoltorios de comida, contenedores de plástico y de unicel, además de botellas, tapas y taparroscas.

Una investigación realizada por el organismo en 2015 reveló que Asia Pacífico es clave para salvar los océanos 'si mejora la capacidad de gestión de sus desechos y, con ello, el flujo de plástico que ingresa a los océanos podría reducirse a la mitad para 2025'.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse