La posible modificación del artículo 68 de la Ley General de Pesca y Acuacultura que liberaría el pez dorado a la pesca comercial por parte de legisladores federales ha alarmado a pescadores deportivos y prestadores de servicios turísticos.

Recientemente, el legislador morenista por el distrito de Mazatlán, Maximiliano Ruiz, reveló la inminencia de aprobar el proyecto de Ley bajo el argumento de que -con la nueva medida- podrían beneficiarse 'miles de familias en México'.

Pesca deportiva rechaza

Tras el pronunciamiento del también presidente de la Comisión de Pesca en la Cámara de Diputados, el sector de la pesca deportiva de Sinaloa y Baja California Sur se mostró preocupado y expresó su rechazo al considerar que la modificación de dar luz verde a la comercialización del dorado vendría a significar 'un gran daño a la especie y a los prestadores de servicios públicos'.

Uno de ellos, el culiacanense Juan Manuel Moreno Padilla, quien es pescador y responsable de pesca deportiva de Sepesca-Sinaloa, alertó en su cuenta de Facebook la latente posibilidad y pidió a la comunidad de pescadores deportivos 'compartir y apoyar' una campaña de no permitirlo, respaldado en el hashtag #noalapescacomercialdorado.

'Hay que compartirlo y apoyar, sería un gran daño a la especie y a los prestadores de servicios turísticos si se apoya esta medida de comercializar el dorado', publicó.

Lo secundó el también pescador deportivo, José Ceceña, quien externó su rechazo total a la liberación de la pesca comercial del dorado.

'Debe ser considerado en la pesca deportiva y todo lo que genera en ingresos por turismo y protección a la especie y ecosistemas', texteó en la misma cuenta de la red social. Y agregó: 'Apoyemos desde nuestras trincheras y con los legisladores correspondientes de tu distrito para que esa iniciativa no se apruebe en congreso'.

El argumento del diputado

El diputado federal argumentó que el dorado 'es una especie migratoria que se inmersa en una travesía desde América del Norte hacia América del Sur' y que desaprovecha su captura en aguas del océano Pacifico dentro de los litorales mexicanos.

Arias recordó que el ejemplar es una de las ocho especies que está destinada para la pesca deportiva, pero que su corrida empieza 'en nuestras aguas y termina en Costa Rica y allá lo aprovechan en grandes cantidades para la pesca comercial'.

Pescadores y prestadores de servicios turísticos adelantaron que buscarán 'a toda costa' evitar esta modificación por el 'severo daño' que ocasionaría al sector de la pesca deportiva.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse