Como amante a la pesca, ¿ha tenido una experiencia tan desagradable como la de toparse con un erizo de mar y, encima, pisarlo y acabar lastimado con serias lesiones?

Recientemente, un pescador mazatleco -especialista en el submarinismo- sufrió 'en carne propia' la vicisitud tras acudir a la zona conocida como las escolleras de la Isla de los Chivos y terminar en la clínica...con siete puntadas en el tendón del tobillo izquierdo.

¡Qué dolor!

Ese malogrado día, Kevin González Altamirano salió a pescar como asiduadamente acostumbra a hacerlo desde hace 12 años, pero sin imaginar que, al terminar la fructífera jornada con algunos machos y pargos atrapados, un 'anfitrión muy incómodo' (erizos de mar) lo despediría de la manera menos amigable y con una secuela que lo alejará por un buen tiempo del trajinar marino. ¡Y ups! Vaya dolor el que sufrió.

La cirugía a la que Kevin González fue sometido. Foto: Cortesía

González Altamirano es un joven pescador de apenas 17 años con una experiencia en el arte marino, sin embargo, muy enriquecedora y contagiante. Pero, claro, nadie está exento a los accidentes.

Normalmente, los erizos de mar están revestidos de grandes espinas punzantes, afiladas y, a veces, recubiertas de veneno. Y, tocar o pisarlas, causa por lo general una herida punzante y dolorosa.

Lesión que lo mantendrá de dos a cuatro meses 'fuera de circulación.

Sitios especializados refieren que las espinas se rompen con frecuencia en la piel y provocan dolor crónico e inflamación cuando no se extraen. Tanto, que puede producir dolor muscular y articular, además de erupciones.

Prolongada recuperación

Similar situación fue lo que le sucedió al joven integrante del Club de Pesca Submarina de Mazatlán antes de acabar en la clínica, donde fue sometido a una sutura quirúrgica, aunque sin poder extraerle todas las espinas que se le incrustaron.

'Había muchas olas chicas que te movían y yo creo que así fue como me las encajé', narró el pescador en medio de la pesadumbre.

Kevin González y una afición temporalmente 'trunca'.

Aunque sí puede caminar con cierta normalidad, la prescripción médica establece que estará 'fuera de circulación' en la pesca entre dos a cuatro meses hasta que cure totalmente.

Los mismos especialistas observan que 'dado que su vinagre disuelve la mayoría de las espinas de los erizos de mar', es probable que sea suficiente aplicar varias compresas o baños de vinagre para quitar las espinas que no hayan penetrado a fondo..

Remojar la parte del cuerpo lesionada en agua caliente alivia el dolor -se dice-, pero en el extremo caso es necesaria la cirugía, como fue el caso de este mazatleco con 12 años de experiencia en el arte de la pesca.

¡Tome sus precauciones!

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse