Invadido por la emoción de atrapar una gran lobina con su estrenada caña Tatula, el pescador Carlos Alberto Valencia López describió con su puño y letra lo que llamó 'el pez de su vida'.

El queretano -miembro de la naciente Asociación de Pesca Deportiva de su estado- se tomó el tiempo de revelar detalles y compartir gustoso y emocionado una descripción con alta dosis de sensibilidad.

Y, con el permiso del autor, aquí se replica tal cual el texto que Valencia López redactó con su puño y letra, conmovido y extasiado.

'La jornada de pesca comienza cuando recibes la llamada de los amigos para ir a pescar y tienes que tomar una desición, ir a pescar con ellos o ir al partido de fútbol de tu equipo favorito, entonces eliges la mejor y te vas a pescar con ellos.

A la mañana siguiente de camino a la presa, muy entusiasmado, comentas con ellos que vas con toda la actitud de romper tu récord personal (780 gramos), creo que todos los pescadores vamos siempre con la misma ilusión en nuestras jornadas de pesca, llegamos al muelle de Tzibanzá y ya nos esperaban con la lancha lista para iniciar oficialmente la jornada de pesca.

Partimos en la lancha como a las 8 am sin rumbo fijo, en un punto de la presa mi amigo Jorge dijo: 'podemos empezar por ahí y ya vemos cómo nos va'. Después de unos 40 minutos sin éxito en el punto, siento un golpe y mi línea se empieza a mover, en ese momento doy el hukset y siento algo pesado en mi caña y mi línea se seguía yendo, mi caña se doblaba como nunca, la pelea no fue muy larga, pero sí puedo decir que fue épica, seguí escuchando los consejos de mis compañeros Jorge y Víctor, hasta que pudimos ver al gigante (para mí) en la superficie y ninguno de nosotros lo podíamos creer hasta que lo tuvimos en la red.

Fue sin duda un momento que, al menos yo, jamás olvidaré en toda mi vida, cómo lo dijo en ese momento Victor, el pez de mi vida.

Pero la jornada no termino ahí: recién comenzaba fue un gran día de pesca donde, además del mencionado, sacamos otros muy buenos ejemplares, aprovechamos el bajo nivel de la presa para sacar redes y todo tipo de basura que nos encontramos en nuestro camino para así seguir impulsando nuestra campaña de #embalseslimpios'.

La lobina pesó 3 kilos 980 gramos.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse