Habituado -hasta entonces- en la pesca a mano desde orilla, Remmy Viniegra no imaginaba que un día agarraría un arpón para ya no voltear al pasado y empezar una nueva vida en la pesca submarina, esa modalidad que entraña intrepidez, capacidad, arrojo.

LEA TAMBIÉNAsí pesca marlin rayado de 40 kilos con arpón

Aquel día, el pescador de orilla -que tenía ya cierto tiempo en Cabo San Lucas, donde actualmente radica después de criarse en el pueblo pesquero llamado Punta Abreojos, en Baja California Sur- recibió prestado un arpón, le disparó a unos robalos y, ¡con los ojos cerrados!, atrapó uno de ellos. Era su primer ejemplar con este aditamento y, por ende, su inimaginado, aunque a la vez flechado ingreso al mundo del submarinismo, y ya lo demás correría por su cuenta. 

Remmy Viniegra halló en la pesca submarina su gran pasión.

Lo que más prendió a Viniegra no fue tanto el robalo -pez trofeo en la pesca deportiva- de 12 kilogramos, sino la fascinación y sensación que sintió en su cuerpo al sumergirse en el agua y coger el arpón.

De pescador de orilla a arponero

Cien por ciento -como él dice- de la 'Baja' (California Sur), el joven siempre ha estado en contacto con el mar y la pesca, aunque la modalidad que más practicaba entonces era la de mano de orilla, que combinaba en panga para atrapar calamares gigantes.

LEA TAMBIÉNLalo San San, un apneísta y cazador submarino de gran temple

Y fue hasta que llegó a Los Cabos cuando su vida deportiva dio un giro. Y vaya qué giro que hoy lo tiene inmerso en plenitud en el buceo, particularmente en la pesca submarina con arpón en buceo libre, es decir, a pulmón.

'Desde entonces -revela- descubrió que éste sería mi deporte favorito'.

Grandes 'monstruos del mar' ha atrapado.

Ya como submarinista -afirma- cada salida a bucear es una 'experiencia diferente', aunque, en general, esta modalidad 'me ha dado los mejores amigos que tengo, y eso es lo mejor: todos tratando de subir el nivel y ayudándonos siempre'.

Consciente de las exigencias físico-atléticas que la modalidad entraña, señala que muchas son las lecciones que la vida da y una de ellas es precisamente la práctica del submarinismo.

SUSCRÍBASE AL CANAL YOU TUBE DE BIG FISH

'En este deporte -añade- he aprendido que no puedes ser egoísta ni pescar sólo porque, más que la captura, cuenta más la convivencia entre tus compas, y eso no tiene precio'.

Ya en el mar, por supuesto, muchos son los logros y son, en su opinión, esos 'monstruos' del mar que le ha tocado capturar

'Siempre los busca uno y, gracias a Dios, llegan cuando menos los esperas, eso me da mucha satisfacción'. 

El atún que, dice, pesó 'algunos 100 kilos'.

Uno de ellos ha sido la atrapada de un wahoo de 122 libras (55 kilos) y otro la de un atún aleta amarilla de 'unos 100 kilos' que, en su testimonio, vienen a representar las piezas más grandes en su repertorio personal.

Normalmente bucea en todo Baja California Sur lo mismo en el mar de Cortés que en el Pacífico, de ahí que se sienta -dice- 'muy afortunado de haberme criado en este paraíso acuático'.

LEA TAMBIÉN: Maycol Suárez, joven que volvió a nacer y hoy brilla bajo el agua

Su trabajo, de hecho, está hilado a este deporte. 'Mi trabajo es bucear, pero en mantenimiento de yates, y mi familia, sin duda lo mejor que tengo, porque me apoya en lo que me gusta y me dan permiso para ir ('lo mas importante', ríe)'.

Comparte que, para la pesca submarina, lo que utiliza para ir por peces grandes es una 'buena boya tres atmósferas, mecate line y un buen arpón con potencia de sobra para que no haya fallas, y lo principal: un amigo que te acompañe para cuidarse las espaldas por seguridad'.

Patrocinado por Rollers Edusub Spearguns, negociación que fabrica arpones artesanales en Lázaro Cárdenas, Michoacán, el sudcaliforniano porta con orgullo la marca que le respalda y no la defrauda.

SUSCRÍBASE AL NEWSLETTER DE BIG FISH

Sus inmersiones han sido hasta los 25 metros, suficiente profundidad que le ha permitido ir por aquellos ejemplares a los que él llama, con orgullo, satisfacción y respeto, los 'monstruos del mar'. 

Un deportista a carta cabal.
Estampa del submarinismo.
Con otro 'monstruo del mar'.
Cuando pescaba a mano.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse