El objetivo- originalmente- se trazó en ir por un atún, pero la suerte y el destino cambiaron la ruta y, al final, Kevin Blaeholder tuvo la batalla de su vida al aterrizar un marlin azul de 597 libras.

El más reciente reporte de Pisces Sportfishing Fleet da cuenta que el marlin azul contó con un registro oficial en la nueva escalada certificada de IGFA, que es el órgano rector de la pesca deportiva en el mundo.

'El pez -narra Pisces- golpeó en un señuelo verde amarillo/lima y pesaba en 597 libras en nuestra nueva escala certificada de IGFA'.

Recordó que la tripulación y el pescador 'estaban ligeramente decepcionados cuando golpean el muelle y porque su intención era etiquetar y liberar el pescado'.

Alta dosis de altruismo tiene la reconocida flota deportiva sudcaliforniana dado que todos los peces -a excepción de una pequeña porción que el pescador y la tripulación guardan- son donados a 14 cocinas comunitarias que sirven de 50 a 100 niños al día en los barrios más pobres de Cabo San Lucas.

'El pescado es algo que rara vez han visto en sus placas, y una proteína importante para ellos', explicó.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse