Un pescador deportivo terminó multado con 10 mil dólares después de enganchar su silla de pescar a un drone y volarlo sobre un lago, provisto, incluso, de un portavasos para llevar consigo una fría cerveza mientras buscaba algún buen pez desde las alturas.

También le interesa:  ¡Exitosa cuarentena! Pesca con drone desde su casa

El singular acontecimiento, suscitado en Australia, muestra que el ingenio no está peleado con lo chusco, aunque el gusto por esta aventura no le duró mucho al hombre luego de ser sancionado por la autoridad.

Este video fue uno de los más comentados en Facebook por la peculiar -y temeraria- forma de pescar, elevado al cielo y alejado lo más que pudo de la costa.

Lo que hizo fue colocar unos cables atados a su silla y, enseguida, lazar estos cables al drone que, gracias a su fuerza, levantaría la silla y lo podría trasladar hasta cualquier lugar del lago.

El experimento aparentemente le fue bien, pero cometió un grave error de cálculo al no solicitar permiso y exponerse a que la Autoridad de Seguridad de Aviación Civil lo infraccionara.

La autoridad juzgó que el invento del pescador pudo provocar que él, en primera instancia, resultase lesionado o caer sobre alguien que se encontrase cercano en el mismo embalse.

También le interesa: El día cuando sexagenaria atrapó grandioso mero

Afortunadamente no hubo alguna situación que lamentar, pero sí una fuerte multa de 10 mil dólares que motivarán al hombre a pensarla dos veces en caso de volver a experimentar semejante osadía.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse