Con las noticias del cierre de puertos y que' próximamente ni se podría salir a pescar', el equipo Snook Hooker (Érick Hernandez y Servio Subiaur) se dio a la tarea de salir el último día de marzo aún cuando 'se complicaron las cosas'.

También podría interesarle: Snook Hooker Team atrapa codiciado sábalo en Ciudad del Carmen

Así lo vivieron, así lo cuentan

'Salimos tarde, aproximadamente tres de la tarde, pero con la idea de que nos tocaría buena acción al atardecer. Llegamos al lugar y comenzaron los detalles, había más viento y oleaje del esperado, aún así nos anclamos, le rogamos probando diferentes señuelos, movimientos lentos, rápidos, pausas, nada.

Decidimos regresar porque el aire estaba subiendo, se nos había acabado el tiempo

'Al llegar a la marina, no queríamos subir la SNOOK HOOKER, por lo que nos anclamos lejos de la rampa y comenzamos a practicar diferentes lances, estábamos cotorreando cuando de repente vemos salir un sábalo (sin duda) y le digo a Érick: 'ahorita lo engancho'. Lancé justo a donde salió, dejé que se hundiera un poco la goma, comencé a moverla y. luego luego, sentí la mordida, comencé a pelearlo y encendí mi cámara, le dije a Érick que encendiera la suya, mientras tanto vimos que no saltaba y, para nuestra sorpresa, era un robalo de unos dos kilogramos aproxidamente buena pelea, nos salvó el día, tomamos las fotos y lo liberamos!

Al día siguiente (uno de Abril), picados por no haber podido hacer más el día anterior, nos fuimos de pesca de orilla en la noche, desde que llegamos vimos que había mucha actividad, muchos ataques en la superficie

Añadió:

'Luis Lara y Érick Hernandez estuvieron intentando con goma y con carnada, mientras yo me fui a una zona más alejada y comencé con goma pero pronto cambié a minnow porque ya me había dado un buen robalo (26 de marzo)'.

'Llegó el primer enganche, jaló duro, buen robalo, pero se soltó.. al poco tiempo, segundo enganche, otro robalo, mejor aún, comenzó la pelea y entre la misma el robalo corrió hacia debajo de mi, debajo del muelle y se trabó en un palo del muelle, esperé unos segundos, no sabía seguía enganchado, luego me moví a mi izquierda para intentar soltar la línea sin reventarla y, para mi suerte, se suelta y siento el jalón, el robalo seguía ahí, pero en ese momento se soltó, revisé el señuelo y tenía los grampines abiertos'.

Cambié los grampines y vinieron dos enganches más, un robalo y un sábalo que dio un buen salto y se soltó, estaba cansado y decepcionado..cuatro  enganches y no había podido lograr ni uno

'Mientras tanto Erick y Luis seguían sin suerte hasta que Luis escuchó un ruido y era su caña con carnada que estaba girando en el suelo, por poco la pierde, corrió a agarrarla pero no logró sacar al pez.'

Continuó:

'Después de unos minutos les dije: NO HAY QUINTO MALO y puse un señuelo tipo minnow, largo como un lápiz, el cual nunca había usado y, al poco tiempo, siento el enganche, un buen robalito, no tan grande como los otros, pero de buen tamaño y buena pelea, 1.8 kilos. Se lastimó mucho, por lo que decidí practicar el Iki Jime ( método humano de matar peces para mantener la calidad de su carne) y llevarlo a casa para un buen ceviche.

remachó:

'Así terminó la noche, había todavía mucha actividad, pero estábamos muy cansados y ya era muy tarde, una noche difícil pero al final no nos rendimos'.

Visite sus redes sociales:

Instagram y You Tube

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse