Cada que salía a pescar a algún paseo o, bien, a un torneo formal en Ixtapa Zihuatanejo, un vehemente don Froylán Aburto Maldonado no solo le daba su bendición, sino que apoyaba con su puntual e infaltable presencia a su hija, Guadalupe Aburto Sánchez.

LEA TAMBIÉNDama conquista La Calentona y un Jetta 2019

'¡Suerte, hija, que Dios te acompañe y saca el pez más grande!', recuerda con honda emoción -y duelo- las alentadoras palabras que, de su padre, recibió la dama los últimos ocho años cuando ambos compartieron deporte, muelle, rictus por los peces y yates. '¡Vamos, hija, sí se puede!'

Don Froylán, sostén, patriarca, fiel y entrañable fan de su hija.

Don Froylán, fiel y entrañable seguidor

'Nunca me fui a un torneo sin decirle que ya me iba ', expresa en medio del pesar. 'Cada que salía de casa a pescar o a participar en un torneo (en Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero, México), lo despertaba para decirle que ya me iba, y me daba siempre su bendición. Al rato él ya me estaba esperando en el muelle'. Así fue siempre...hasta el día de su muerte.

Nacido el 18 de octubre de 1930, don Frolylán sufrió un accidente que requirió forzosamente una operación, y no la soportó. Tenía 89 años cuando el pasado 28 de junio el Creador decidió llevárselo. Entonces, la chispa de la porra y el apoyo hacia su retoño se extinguió. Ahora tendrá que irse sola a la pesca o a los torneos irremediablemente, si bien cuenta aún con el respaldo -también importante, emotivo, absoluto- de su madre, pero desde casa.

Con su padre, un fiel y entrañable seguidor de su hija.

En los ocho años que su padre disfrutó al lado de 'Lupita' la pesca deportiva, una sonada victoria se asomó con todos los vítores el 27 de mayo de 2018 cuando, con un pez vela de 42 kilogramos 200 gramos, conquistó la novena edición de La Calentona. La recompensa significó un flamante auto Jetta modelo 2019 que vio coronado todo esfuerzo en el mar y todo apoyo de don Froylán en el muelle.

LEA TAMBIÉN: ¡Feliz Día de las Madres! Bella dama adorna pesca deportiva

'Lo extraño mucho, vivíamos juntos. A pesar de su edad y su afección, mi padre nunca paró y anduvo trabajando hasta el último día', recuerda, afectiva, orgullosa. 

Desde la línea delimitante de los torneos.

El dolor en la también llamada Diosa de la Pesca Deportiva en Ixtapa Zihuatanejo se ahonda cuando rememora cuán participativo y entusiasta fue su padre cada que había torneo.

Mi padre siempre estaba esperándome en el muelle, a la hora de regreso de cada torneo, o los días que durara el torneo. Así fue los últimos ocho años

LEA TAMBIÉN: Pez vela, captura gratificante de Guadalupe Aburto

'Lupita' recuerda que don Froylán siempre estuvo con ella 'por lo menos en los tres torneos en que participaba' en el año en un gesto que la llenaba de más orgullo, entusiasmo, pasión. 

La Calentona 2018.

'Gracias a Dios me pudo ver ganar en La Calentona 2018. Ganamos juntos, celebramos juntos, ¡sí se pudo, papá!'

De 44 años, Aburto Sánchez está enrolada desde los 16 en la pesca deportiva, la disciplina que le ha concedido no solo enriquecedoras satisfacciones, sino un sinfín de importantes capturas y un triunfo que, como ella misma se congratula, pudo festejar al lado de su padre con todos los honores y enjundia.

LEA TAMBIÉN: Campeona 2018 está lista para La Calentona 2019

Hoy, sin embargo, ya no está con ella físicamente, pero, desde el cielo, continuará con seguridad estimulándola en aras de que su pundorosa heredera siga escalando la cúspide de los mares a través de un deporte que supo contagiar también al patriarca con denuedo y amor de padre.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse