Desde una noche antes, Érick Rodríguez deseó tener en sus manos un 'azulito' (marlin azul) y así se lo hizo saber a su amigo, el capitán José Ángel Enciso, con quien un día después iría a pescar en Manzanillo a bordo de la emblemática Sunrise.

LEA TAMBIÉNMarlin azul de 112 kilos a bordo de la Sunrise en Manzanillo

Entonces, Enciso se hizo de los aparejos necesarios -incluso la carnada con la que también buscarían prender el picudo- y, cuando el crepúsculo asomó, Érick, su esposa e hijos emprendieron la aventura marina al lado de quien es todo un conocedor en el litoral colimense, 'Tacho' Enciso.

Érick Rodríguez y su familia en plena navegación.

'¡Vamos por el azulito!'

Procedente de Guadalajara (Jalisco), en pleno corazón del occidente del país, Rodríguez no estaba dispuesto a regresarse a la 'perla tapatía' sin ver cumplido su objetivo y también trabajó al lado de Enciso para concretarlo.

Cuando la embarcación fondeó en las 22 millas náuticas, los jaliscienses sintieron el pique. Y empezó la lucha. ¡Había caído el ansiado marlin azul! Y, entonces, la emoción invadió la lancha. Pesó 65 kilogramos, unos 143 libras. 

Fue precisamente Érick quien lo peleó cerca de 45 minutos hasta que se logró ponerlo a bordo. 'Me pidió un azulito y el mar se lo concedió', expresó Enciso, minutos después de la atrapada.

Pero el tapatío estuvo de suerte puesto que no solo peleó el azul, sino también un dorado que, si bien pesó 5.5 kilogramos, complementó la hombrada de enganchar una buena jornada de pesca.

Ambos ejemplares se prendieron con carnada.