San Carlos, Nuevo Guaymas. Testigo mudo de los hermosos atardeceres que bordean en toda su magnitud la costa del mar de Cortés, el cerro Tetakawi ofrece la mejor vista que este destino sonorense y su bahía aledaña pueden presumir.

Desde esta colina de 400 metros de altura -que se ubica a 20 kilómetros de Guaymas sobre la carretera Internacional 15 y se erige en un verdadero desafío para la capacidad física de sus osados y aventureros visitantes- se obtiene una incomparable panorámica no solo al Mirador Escénico, sino a otras bellezas en derredor, como marinas, montañas y la frondosa isla San Pedro Nolasco.

Explorar los rincones del cielo sonorense

Su camino escarpado y de formaciones rocosas -que exigen un esfuerzo casi sobrehumano para escalarlo- representan, por otro lado, un pretexto inigualable para explorar los rincones del cielo sonorense por parte de senderistas y aventureros.

Fotos: Raúl Brito

Geográficamente, la ubicación exacta del Tetakawi se focaliza en las orillas del mar de Cortés dentro de esta comisaría de San Carlos y cuenta la historia que su edificación de piedra llegó a ser un importante centro donde sobrevivieron indios yaquis y seris.

Justo por ello se da el vocablo que ya está muy expandido por acá, montaña de piedra, y que da pie a la peculiar forma del cerro que asemeja a dos tetas de cabra muy erguidas e imponentes.

Existen dos recorridos conocidos para llegar a la cima, el primero que conduce a la punta Este e inicia por el bulevar escénico, y el segundo después de la entrada al desarrollo bahías El Encanto con bellísimas vistas a los cañones de San Carlos.

Desde su crestón, este gigante de piedra mira de frente a los atardeceres que chispean el -de por sí- mágico mar de Cortés, y atrapa seductoramente lo mismo a locales que a visitantes.

Al pie del cerro Tetakawi, en la bahía de San Carlos, lugareños aseguran que se puede practicar una diversidad de deportes acuáticos, complementada con un sinfín de embarcaciones donde la gente puede recorrer la bahía y dejarse enamorar.

Y es irresistible para cualquiera llevar a cabo esta intrépida excursión a la que debes ir siempre acompañado de un guía y tratar de hacerla en invierno y primavera, con buena vestimenta, hidratación...y fuerza de voluntad.

¡Una odisea llena de audacia!

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse