Su objetivo -confiesa uno de ellos- eran las curvinas y los robalos, pero finalmente se 'engancharon' dos grandes peces 'gallos' que hicieron felices en una gran jornada a los tocayos Ángel, uno Ureña y el otro Mancillas. Maestro y pupilo, respectivamente.

Ángel Ureña (de playera azul) y Ángel Mancillas.

¡Para el 'zarandeado'!

Como ya es usual en ellos, el par de pescadores apiló sus aparejos de pesca y partió rumbo a Escopama, playa de encantadoras especies ubicada en las inmediaciones de Océanica, en pleno punto de Cerritos, y le pegó al 'doblete' de los Roosterfish.

Minutos antes, Ureña y su discípulo en la pesca centraban su mirada en las curvinas y robalos después de salir unos toros jureles que, en opinión del experimentado maestro, estaban chicos y fueron devueltos.

El Roosterfish de Ángel Mancillas pesó 15 kilos 250 gramos. 

El gallo, sin embargo, ya había sido avistado cuando salió a comer, pero no había podido ser agarrado hasta que le tiró con una goma (de la marca Cocahoe) y lo prendió.

Ureña narra con sus palabras la manera difícil como el ejemplar le dio pelea. 'Fue una pelea excelente. El gallo corría y yo no podía pararlo por lo delgado de la línea. La detenía, recuperaba la línea y otra vez me sacaba, así que hasta que lo arrimé a la orilla pude sacarlo'.

Ángel Ureña registró un ejemplar de 5 kilos 500 gramos.

Para capturarlo fnalmente, el pescador usó una bara Fish Aegla 50 de 10 pies, con un carrere Daiwa legalis 4000 y una línea Monotex de 10 libras con un líder de 40 sufix. La complementó con una goma 'del 3', color lila con crema de la marca Cocahoe, de las que él mismo vende en línea cabezal de 1/2 onza.

Un discípulo con mucha pericia y suerte: Ángel Mancillas

Contra su costumbre, ninguno de los dos gallos fue liberado por un motivo muy especial que nadie puede regatear: la despedida que el grupo Renegados Mazatlán le hará a Ureña en su regreso a Estados Unidos para continuar con su trabajo en una de las granjas asentadas en Abbeville, ciudad que se ubica en la parroquia de Vermilion, en Luisiana.

Fue un doblete excepcional y exquisito.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse