Pese a ser considerados innatos y absolutos depredadores de los océanos, los tiburones también han terminado como presas y fue el caso no muy lejano de uno que fue devorado ¡de un solo bocado! por un mero gigante hambriento.

La escena, registrada tres años atrás, ocurrió en la costa de Bonita Springs, en Florida, Estados Unidos, donde un pescador atrapó a un escualo de un metro y medio, y se ve claramente el momento cuando el mero guasa se aproxima desde el fondo y lo devora.

El video, subido a YouTube por Gimbb 14, muestra al escualo atado al anzuelo en la superficie pocos segundos antes de ser "tragado".

Entre risas, el pescador no sale de su asombro.

Los meros guasa o meros gigantes pueden medir más de dos metros y pesar alrededor 300 kilos, características que, sin duda, inspiran temor.

El mero gigante (Epinephelus lanceolatus) es el pez óseo más grande entre los que habitan en los arrecifes, y el emblema marino de Queensland, Australia.

También podria interesarte: