Después de un mal primer día que los mandó momentáneamente al undécimo lugar de la tabla general, Rodrigo Kishi y Héctor Díaz decidieron cambiar de estrategia que, al final, les resultó para coronarse en el quinto Campeonato Nacional de Robalo.

Los tabasqueños, que tras esta victoria clasificaron al Panamericano de la especialidad con sede en el río Colorado, en Costa Rica, habían quedado empatados con un equipo chiapaneco, pero en apego con el criterio de desempate, acabaron con la corona al sumar más kilos en los días de competencia.

Así, en videos y en un entrevista con Rodrigo Kishi, los ahora monarcas repasan los épicos momentos que vivieron en el majestuoso río Usumacinta, sede de la imponente quinta edición de la justa federada.

¿Qué condiciones (clima, factores del agua) imperaron en el río Usumacinta durante los dos días de competencia?

'El majestuoso río Usumacinta ('mono sagrado') nos obsequió con un agua clara templada, pero con un cambio en la velocidad de la corriente que no habíamos tenido antes en las prepescas. El río se encuentra actualmente en un nivel bajo de agua que nunca me había tocado surcarlo así.

Pero, como en la mayoría de los embalses y cuerpos de agua, mientras más bajo el nivel de ésta, más oportunidades de capturar ejemplares grandes'.

¿Cuál fue la clave para que, en el segundo día, escalaran vertiginosamente a la cúspide?

'El sábado entré a competir muy confiado de los puntos (pesqueros) que me habían estado dando robalos, casi todos alrededor de tres kilos y con enganches de animales muy grandes. Cuál no sería mi sorpresa que, con el cambio de corriente, ninguno de los pesqueros que tenía contemplados nos dio pesca, salvo uno, donde saqué un robalo de 1.200 kilos y mi compañero sacó un mini robalito de 0.240 kilos. Tuvimos tres enganches más ese día, pero desafortunadamente no logramos sacarlos. Esa tan mala pesca que tuvimos nos mandó hasta el lugar 11 de la tabla el día sábado.

¿Hubo cambio de estrategia para mejorar la posición y aspirar a ganar?

'Lo que observé fue que los robalos se estaban moviendo río abajo, por lo que decidí cambiar de estrategia el domingo, pasando rápidamente por los pesqueros a mi paso, hasta llegar a la zona donde no le dimos el día sábado.

Pero, como dice la canción, nos dieron las 10 y las 11 y las 12 y ni una sola captura...solo alrededor de las 11 se me enganchó un robalo que brincó y se soltó. Todavía el día anterior saqué alrededor de 10 guavinas, algunas mojarras, el robalito...pero el domingo ni siquiera eso. Cerca de la una, mi compañero saca una mojarra, y decido bajar aún más a un pesquero que tenía muchos años que no le daba'.

¿Qué más pasó?

'Llegando ahí, a la primer pasada sobre unas ramas, logro pescar un robalo de un kilo, avanzo y me encamino buscando los restos de un árbol que había caído más adelante y se me engancha un robalo gigantesco, tan fuerte que no logro detenerlo y se me empala (se enredó en una rama), se suelta cuando nos acercamos al punto donde estaba atorado y empiezo a echar pestes y culebras, insultos, patadas y manotazos...

Me acomodo para continuar pescando, lanzo mi señuelo lejos hacia atrás, y cuando avanzo un poco (recuerda que acá la pesca es troleada), siento otra buena mordida... maniobro y trabajo al robalo y logro sacarlo, un hermoso robalo de poco más de 2.800 kilos.

Doy otra pasada hacia abajo, regreso a la misma zona y mi compañero engancha un robalo maravilloso de 5.615 kilos. Con esos tres robalos teníamos lleno el vivero y decido ir a presentarlos para evitar que sufrieran daños y pudieran ser devueltos al agua sin problemas'.

¿Presentían ya la victoria?

'Llegamos a la mesa del juez y acumulamos poco más de 9.4 kilos, lo que nos colocó en primer lugar del domingo. Yo pensaba que, con ese resultado, quizás alcanzaría el bronce, pero qué gran sorpresa que los demás equipos que el sábado habían quedado bien posicionados, el domingo quedaron muy abajo en la tabla.

Al final, quedamos empatados en 12 puntos con un equipo de Chiapas, pero el desempate era a favor del equipo que más kilos hubiera presentado y ganamos nosotros. En total capturamos cinco robalos los dos días'.

El ya varias veces campeón nacional, Rodrigo Kishi.

¿Cuántas veces ha hecho mancuerna con Héctor Díaz?

'Con Héctor Díaz Beltrán he ganado tres veces el Nacional de Robalo (Balancán 2016, Jonuta 2017 y Zapata 2019)'.

¿Por qué no hubo pareja con Moarcy Llarena esta vez?

'Esta vez no pesqué con Moacyr porque desde que se publicaron las fechas de los campeonatos, Moacyr me pidió ir a Chiapas conmigo y Héctor a (Emiliano) Zapata'.

Los dos equipos tabasqueños. A la derecha, Rodrigo Kishi.

¿Cuándo y en qué parte de Costa Rica será Panamericano?

'El Panamericano va a ser en el río Colorado, en Costa Rica, del 19 al 23 de septiembre'.

¿Tiene dos boletos al Panamericano tras ganar Macabil y ayer el de Robalo?

'Como yo ya estaba calificado al Panamericano, (los organizadores) le dieron cupo al equipo que quedó en tercer lugar, uno de ellos como seleccionado acompañando a Héctor y el otro como suplente'.

Rodrigo Kishi (izquierda) y Héctor Díaz, con una guapa dama.

¿Cuántas veces ha acudido al extranjero a participar?

'He competido tres veces en Guatemala, donde hemos ganado dos de las tres veces en la Copa Amistad'.

¿Qué otra competición viene en camino para usted o para los dos?

Momento de la ceremonia de clausura.

'Ahora espero participar en los torneos locales que quedan, el Nacional de Lobina en Palmito, Durango, el Nacional de Lobina en (presa) La Amistad, en Acuña Coahuila, y el Panamericano de Robalo que se va a hacer en Tamaulipas'.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse