Al máximo-como lo dicta la esencia de la modalidad- vivieron cuatro diestros pescadores originarios de Guamúchil la pesca deportiva de altura por el Mar de Cortés, de cuyas aguas atraparon varios peces jureles cola amarilla y bonitos de tamaño que nadie puede regatear.

José Ceceña (izquierda), uno de los cuatro pescadores. Foto: Cortesía

Envueltos en el frenesí que genera la apasionante navegación, Felipe de Jesús Valenzuela Sánchez, Luis Enrique Sarabia, Mauricio Castro y José Ceceña amalgamaron una sólida sinergia de buenas vibras y excelente tino que los hizo disfrutar por algunas horas su pesca en un esparcimiento verdaderamente fascinante.

¡Navegación a lo grande!

Frente a la costa de Angostura, en un sitio muy selecto y prodigioso que solo ellos saben ubicar y posicionar, el cuarteto de pescadores capturó tres grandes jureles, así como una decena de bonitos que, a excepción de los primeros, terminaron en una exquisita botana con olor a mar.

Uno de los pescadores, Valenzuela Sánchez, comentó que la mancha 'se movía muy rápido de un lugar a otro y nos traían 'como locos' siguiendo las pajareras'.

La pesca fue de troleo, con 'curricán profundo', y cuatro líneas que, en medio de la diversión y el pasatiempo, acabó en fructífera navegación, sabedores del punto exacto donde convergen los peces de gran tamaño.

Ellos viven así -entre la adrenalina, la emoción y las chócalas- la pesca deportiva de altura.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse