Un argentino capturó lo que ha sido el más grande ejemplar marino en su trayectoria de pescador tras enganchar una gigantesca raya que -contra su incredulidad- pesó 140 kilos y midió 1.40 metros.

'La verdad pensé que era un tronco, y no una raya', expresó, en medio del pasmo, Daniel Santiago Hernández, un pescador de 59 años, oriundo de Ramallo, cabecera del partido homónimo, ubicada al anorte de la provincia de Buenos Aires. Es asiento de las autoridades municipales.

Como 'reguero de pólvora'

El extraordinario acontecimiento -el segundo que en los últimos seis años sucede en Argentina- se registró en el Paraná, un enorme río del centro-este de Sudamérica que fluye en direcciones sur, este y sudoeste a través de Brasil, Paraguay y Argentina.

Una captura similar, aunque poco mayor, tuvo lugar allá mismo en 2013, cuando dos pescadores aguas abajo del puerto La Reconquista -departamento de General Obligado a la salida del arroyo Granadillo- atraparon una raya de 155 kilos.

Muy pronto corrió 'como reguero de pólvora' la noticia de esta colosal captura después que Cristian David Hernández Hernández, su hijo, se encargó de compartir las imágenes a través de su cuenta de Facebook. Rápidamente, el hecho se viralizó.

Especialistas refieren que la carne del animal es muy preciada y solicitada para consumo de milanesas.

¿Qué son?

De acuerdo con el sitio anipedia.net, los peces raya son un tipo de pez que cuentan con unos cuerpos lisos y especialmente planos, así como con unas colas muy largas y también filosas.

La raya que Hernández atrapó estaba frente a la huella 311 verde, del lado de Entre Ríos, donde tiene su rancho. 'He llegado a sacar hasta de 90 kilos pero nunca un animal tan grande', comentó a medios locales.

Pescador de dorados y zurubíes en las aguas del Paraná, este cincuenteañero pescador nunca creyó toparse con semejante ejemplar, que quedó enganchado en uno de los espineles que usa habitualmente para atrapar a sus presas.

Reconoció que, al principio, pensó que era un tronco, pero que, al ir acercárdose, las dudas se le fueron aclarando hasta atinar a lo que -efectivamente- fue: una raya monumental.

El lugareño admitió al sitio Vía San Nicolás que no fue nada fácil subir a la raya a la canoa y debió recurrir a una 'fuerza y lucha casi providenciales' para poder arrimarse.

'Se me ocurrió atarla a la embarcación y pasarle otra soga más gruesa para no cortarla y la llevé de tiro. Obviamente que nos movíamos para todos lados. Era inmensa, la levanté con un aparejo porque solo no podía', sostuvo Daniel.

El sitio informó que tres personas lo ayudaron después a descargarla en el Naútico. En total medía 1.40 metros de largo y otro tanto de ancho.

'Yo creo que un poco perdió la fuerza por los anzuelos, sino hubiera sido mucho más difícil retenerla', explicó el experimentado pescador.

Habla su hijo

Entrevistado por www.bigfish.mx a través de Facebook, el hijo del pescador, Daniel Santiago Hernández, confirmó que con esta captura ya van tres rayas de gran tamaño, una de 95 y otra de 100 kilos aproximadamente, en 1998.

'Es frecuente encontrar con anzuelos cortado y nailon', explicó. 'Cuando se agarran tiran tan fuerte que corta lo que haya'.

Comentó que cuando se pesca 'no se busca en sacar una raya, sino un pescado, como ejemplo, un dorado pati'.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse