Proveniente de una familia enteramente dedicada a la pesca artesanal, Yokselin López decidió mirar hacia otros horizontes que, como la pesca deportiva, la han convertido en una estrella reluciente a 'los cuatro puntos cardinales'.

La chica de 26 años, nativa de Puntarenas, Costa Rica, tomó hace un año la caña y ya no la soltó, ávida por aprender los secretos de su pesca y acompañada en todo momento por su novio, el también pescador Andrés Bonilla, quien la ha sabido guiar por ese mar de aprendizaje.

¡Conozca a esta prodigio!

López, una emprendedora con múltiples proyectos en puerta, es también una amante del catch and release (captura y libera) y lo demuestra cada que sale a navegación y atrapa 'picudos'.

Cuenta que en una ocasión atrapó un marlin azul de 250 libras y que su intención, como siempre ha sucedido con estos ejemplares, fue devolverlo a su hábitat, pero que finalmente murió en un intento de sobrevivencia .

Del pasaje, de la que dice no sentirse 'nada orgullosa', ella misma se encarga de revelarlo y revivirlo.

Dorados, uno de sus mayores 'trofeos'.

'Fue el primer pique de la mañana. Le estuve haciendo fuerzas con mi espalda como 40 minutos para acercarlo, pero ya me venía muerto. Cuando él brinco, o en uno de los brincos, se enredó la cola y obvio se ahogó. Pero no estoy orgullosa de ello, no quería que muriera'.

Una chica radiante.

Los 'picudos', dice, son sagrados porque traen 'mucha gente' a Costa Rica por su benevolente pesca, y 'hay que cuidarlos y conservarlos'.

Orgullosa de su pasión.

De los que sí se siente orgullosa son de los dorados. ''Eso es lo que me llena de alegría: llegar a la casa con un dorado y que todo mundo se alegre porque lo voy a filetear, porque voy a hacer un ceviche, porque lo voy a hacer empanizado, porque lo veo como comida, como un regalo de Dios, no voy a sacar como 30 para llenarme el bolsillo. Lo veo como una comida fresca regalada por Dios'.

Con su novio, su 'mentor', Andrés Bonilla.

Considera que la pesca la ha llenado de amor y acogido a tal punto que 'la ha llenado de muchos vacíos que tenía' hasta antes de entrar a la pesca deportiva.

Cuando uno está tirando la cuerda, lo que uno hace es meditar y hablar con Dios, reencontrarse con el ser que está entre uno. La pesca ese eso: es mágica, te saca de la depresión, te limpia los dolores, es la mejor medicina

Practicante del casting, orilla y troleado, no ha participado en ningún torneo, pero es éste uno de sus próximos objetivos 'apenas tenga oportunidad. ¡Estaría encantada!'

La pesca, dice, es su mejor medicina.

Siempre al lado de su novio, 'mi mentor', 'un excelente pescador', buscará capturar en un futuro no muy lejano un pez gallo, un verdadero 'trofeo' de la pesca deportiva, cuya atrapada considera 'uno de sus mayores sueños' a cristalizar con ese esmero y entrega típica en ella.

Por ésta y otras razones, la prodigio llamada Yokselin López está entusiasmada y enamorada del mar y la navegación.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse